Infección por citomegalovirus en el embarazo: prevención

El citomegalovirus (CMV) es un virus perteneciente a la familia del herpes, junto con el virus de Epstein-Barr, virus herpes tipo 1 y 2  y virus varicela-zóster. Se disemina a través del contacto humano, por la saliva de la persona infectada, su sangre, orina, semen, secreciones cervicales/vaginales o por la leche materna.

Prueba de laboratorio para Citomegalovirus

Se trata de la infección connatal (aquella transmitida desde la madre al feto o al recién nacido) más prevalente en la actualidad. Sin embargo, el hecho de que curse de modo mayormente asintomático o con sintomatología muy leve hace que sea una infección probablemente infradiagnosticada. Se manifiesta en esos casos de manera similar a un cuadro pseudogripal, con fiebre, odinofagia (dolor de garganta al tragar), malestar general, astenia e hipertransaminasemia.

La principal importancia de la infección por CMV radica en la gravedad con que puede afectar a neonatos e inmunodeprimidos. El CMV es el principal causante de morbimortalidad infantil de origen congénito. Es la infección congénita más frecuente en los países desarrollados y se detecta entre el 0,3 y 2,4% de los recién nacidos. De los neonatos sintomáticos el 4% fallece y el 90% tendrá secuelas.

La transmisión vertical de la madre al feto se produce por la placenta. Puede producirse enfermedad neonatal por una primoinfección materna  (lo más frecuente, en 25-75%) o por una recurrencia (reactivación del virus latente en un 0,2-2%), La tasa de transmisión aumenta en el transcurso del embarazo: 20-40% en el primer trimestre y 40-70% en el tercero. Sin embargo, los fetos expuestos en los 2 primeros trimestres tienen más probabilidad de presentar secuelas que los afectados en el último período de la gestación

A lo largo de la edad preescolar, casi la mitad de los niños escolarizados en escuelas infantiles se verán contagiados, excretando CMV por orina y saliva durante al menos 2 años de vida. Esto explicaría porqué el principal factor de riesgo para la embarazada es el contacto directo con estos niños bien por trabajar con ellos o por tener hijos en esas edades.

Las sociedades científicas no recomiendan la realización de analíticas de detección de este virus de forma sistemática durante el embarazo. Son varias las razones: es una enfermedad muy frecuente en la población general y no hay un tratamiento específico, por lo que no se haría de forma rutinaria a todas las gestantes, sino sólo a aquellas que presenten alteraciones clínicas o ecográficas compatibles con la enfermedad. En el caso de confirmarse, habría que hacer una amniocentesis para ver si ha llegado el virus al feto y llevar un control de embarazo muy estrecho por embarazo de alto riesgo.

Las secuelas de este virus en los recién nacidos pueden ser muy variadas y de diversa gravedad:

  • Alteraciones neurológicas como Microcefalia, Hiperproteinorraquia, Letargia y/o hipotonía, Alteración de la succión, Convulsiones, Secuelas neurológicas a largo plazo (retraso psicomotor, afectación neurocognitiva, parálisis cerebral, hipotonía, paresia, epilepsia, retraso en el lenguaje y el aprendizaje.
  • Sordera neurosensorial
  • Prematuridad
  • Alteraciones oftalmológicas: Estrabismo, Cicatrices retinianas, Deficiencia visual cerebral, Atrofia óptica
  • Alteraciones hematológicas: Trombocitopenia, anemia hemolítica, neutropenia, linfopenia o linfocitosis o reacción leucemoide.
  • Neumonitis
  • Alteraciones dentales: Alteraciones del esmalte de la dentición primaria, hipoplasia e hipocalcificación. Predispone a posibles fracturas dentarias y caries.
  • Hepatoesplenomegalia
  • Ictericia
  • Petequias 

 

Un correcto diagnóstico y la detección precoz son fundamentales de cara a realizar la mejor propuesta terapéutica. En cuanto a la prevención, no hay suficiente evidencia para recomendar una medida particular en la mujer embarazada para prevenir la transmisión del citomegalovirus al feto ni las secuelas de la infección congénita, pero la educación y el cambio de hábitos pueden reducir el número de mujeres con infección por CMV. Así cobran especial relevancia la información sobre este virus y las medidas higiénicas y preventivas que deben adoptar y  extremar:

  1. No compartir utensilios de higiene personal.
  2. Lavar frecuente manos con agua y jabón, sobre todo si se tocan pañales o se está en contacto con la saliva de niño.
  3. Lavar con agua y jabón los juguetes
  4. Usar guantes para el cambio de pañales y el aseo de los niños
  5. Evitar los besos en labios o en mejillas a niños menores de 6 años..
  6. No compartir alimentos, cubiertos para comer o vasos con niños pequeños.
  7. Si no se mantiene una relación estable, practicar sexo seguro con condones de látex, evitando el sexo oral.

Embarazada lavándose las manos

 

Fuentes:

Infección por citomegalovirus. Kaye K.M.  MSD Manuals. 2018

Infección congénita por citomegalovirus: la gran desconocida R. Collados Navas J. Casado García. Publicación SEMERGEN. Vol 37, nº 10. Diciembre 2011

Citomegalovirus en bebés  López, J.A. Fundación para el conocimiento. Madrid I+D. 2011

 

Autor entrada: Vanesa Pérez Padilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web saludesfera.com + info