Recomendaciones de salud en redes sociales: ¿recomendación, inconsciencia, publicidad encubierta?

La divulgación de salud en redes sociales va evolucionando a la vez que va aumentando el peso que éstas tienen sobre las decisiones de sus usuarios. Y no siempre siguiendo los cauces «establecidos» o convencionales. Una vez se han superado a niveles de influencia los medios tradicionales, redes como Instagram copan día a día mucha más atención especialmente entre población joven, frente a las cabeceras tradicionales.
 Y esto podría ser una señal del cambio de los tiempos y ya está, si no fuera porque con el cambio de escenario también están cambiando las reglas en lo que a información sanitaria se refiere y que también aludiría de pasada a la publicidad de medicamentos, que podría estar de fondo después de todo. Sabemos que la publicidad de medicamentos está fuertemente regulada, y no solo en medios tradicionales. Si nos fijamos en las normas de Google sobre publicidad de medicamentos, por ejemplo, podremos ver que no es un asunto cualquiera, pero que, sin embargo, encuentra límites difusos en redes sociales.
Porque últimamente se están empezando a ver en redes como Instagram casos de influencers o seguidores con miles y miles de seguidores, que están usando sus espacios personales, pero profesionales al fin y al cabo, ya que en muchos casos sí viven de ellos, para comentar los medicamentos que usan de la misma manera que comentan la ropa que llevan ese día o los eventos a los que acuden como parte de su papel de influencers.
Para entender rápidamente por qué este fenómeno debería hacernos levantar la ceja como mínimo, hablamos con el farmacéutico Guillermo Melgar, conocido como Farma Enfurecida, que lleva semanas visibilizando esta situación desde sus propias redes, exponiendo con vehemencia esta práctica cada vez más común entre los influencers.

Lo primero, ¿por qué deberíamos preocuparnos que una instagramer, recomiende desde su perfil un medicamento, sea el que sea? ¿No es lo mismo que cualquier otra recomendación? ¿Y no los anuncian por la tele o en la prensa y no pasa nada?
Hay que saber diferenciar entre medicamentos sujetos a prescripción médica (receta) y los que no. Los que se anuncian tanto en prensa como televisión son publicitarios y están regulados de acuerdo a ello; sin embargo está prohibida la publicidad en cualquier medio de aquellos que requieran receta médica, que son los que están recomendando alegremente ciertos instagrammers y motivo por el cual estamos preocupados bastantes sanitarios.
Hay especial revuelo por el tema de que se recomienden, en concreto, antibióticos. ¿Qué ocurre con los antibióticos que levante tanta indignación entre el personal sanitario?
Es grave recomendar cualquier medicamento, si bien es verdad que algunos tienen efectos secundarios más graves que otros. Los antibióticos, además, tienen el añadido de que crean «resistencias», es decir: con su uso prolongado pierden efecto, pero no sólo en quien los consume sino en toda la sociedad, porque la bacteria se acostumbra a ellos y se hacen resistentes.
Desde tu opinión, ¿cuál es la solución para esta situación con la que nos estamos encontrando? ¿Presión a los influencers, normativa, presión a las marcas…?
Creo que se debería empezar desde las propias redes sociales, controlando este tipo de contenidos. Por ejemplo: Wallapop tiene la opción de denunciar los anuncios que contengan medicamentos, se podría hacer lo mismo. Sería sencillo y de gran ayuda. También, llegado el caso de que alguien siga haciendo estas publicaciones pese a que Instagram se las borre, sería buena idea que Sanidad impusiese sanciones. No es normal que en una farmacia no se pueda tener medicamentos a la vista para no incitar a su consumo pero un influencer pueda recomendárselos a sus cientos de miles de seguidores.
Hablaremos muy pronto mucho más con Guille con motivo del lanzamiento de su libro Esta farmacia es una cruz que se publica esta misma semana, y seguro que desarrollaremos este fenómeno de los influencers.

Y a todo esto, ¿existe responsabilidad legal en estas recomendaciones?

En cualquier caso, en nuestros «paseos» por las redes sociales, estemos o no buscando información sobre salud, podemos toparnos con recomendaciones sobre salud hechas con la mejor, o la peor, intención. Y nos puede surgir la duda, razonable, de si existe responsabilidad legal ante estas recomendaciones sanitarias para quien las lanza: «Se me ocurre que es cuestión de analizar caso por caso«, nos aclara el abogado Francisco José Ojuelos, «y que es complicado que se aprecie responsabilidad penal (intrusismo: muy complicado) o civil (por efectos adversos: ¿no media imprudencia de quien atiende una recomendación así?). Sí que podría haber responsabilidades administrativas (RD 1907, así a bote pronto, y alguna normativa más), pero no deja de tener cierto sentido que la normativa esté pensada para ser contundente contra el personal sanitario y no contra un “influencer”: como dice Fernando Frías, la ley no protege a los incautos«.
No es un caso sencillo, como nos señala Francisco José Ojuelos, y hay más aspectos importantes que hay que tener en cuenta como las que él mismo nos indica: «Primero, que una recomendación no es una prescripción y que siempre puede entenderse que se hace a expensas de la revisión que ha de hacerse en el marco del acto sanitario posterior. Mucho más si el medicamento requiere de receta (hay que pasar por un médico o que concurse, incumpliendo la normativa, una farmacia que la expida sin receta). Y segundo, la intensidad de ánimo de lucro y su alcance (¿hay relación con el laboratorio en concreto o solo el lucro generado por la generación de visita a los perfiles del “personaje”?).
Interesantes preguntas que no siempre están a nuestro alcance a la hora de analizar los mensajes lanzados en stories de 30 segundos. Pero que introducen elementos que tenemos que valorar, tanto los comunicadores como los receptores de esos mensajes en redes: ¿cuándo es opinión personal y cuándo es prescripción? ¿Existe ánimo de lucro real? ¿Es una colaboración, es publicidad encubierta o realmente es una opinión personal?

Y ¿qué pasa con las condiciones de uso de la propia red?

Si miramos en las condiciones de uso de Instagram, red cuestionada en esta ocasión, encontramos como única alusión a este tema el siguiente párrafo: «Tampoco está permitido ofrecer servicios sexuales, la compraventa entre particulares de armas de fuego y productos relacionados con el alcohol o el tabaco ni la compraventa de fármacos ilegales o con receta (aunque fuese legal en tu país). Pero ¿se pueden considerar estas recomendaciones como compraventa? No. Así que, si bien en otros aspectos relacionados con la salud como los trastornos alimentarios, a los que sí dedica atención (y nosotros, en breve) no hay más alusión a la información sobre medicamentos en esta red.

Si buscas información de salud, hazlo bien: diferencia información, opinión personal y recomendación

Aquí en este post os hablamos en su día de cómo informarnos bien sobre temas de salud así como referentes en divulgación de salud en redes sociales, que no lo olvidemos, son contenidos y datos que si no están bien contrastados pueden tener un impacto altísimo en nuestra vida.
Por eso es de vital importancia tenerlo en cuenta, y más hoy en día en la que nos vemos bombardeados por los mensajes sobre cómo llevar una vida mejor y más saludable.
También podéis escuchar el reportaje sobre comunicación de salud con rigor aquí:

Y en cualquier caso, este tema está lejos de presentar soluciones concretas más allá de una concienciación creciente entre los usuarios de las redes, una mayor presencia de los profesionales sanitarios en las redes, y probablemente una adaptación y actualización de la legislación a la comunicación sobre medicamentos en redes sociales.

Referencias:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web saludesfera.com + info