La regla no tiene por qué doler: mitos, causas y educación menstrual

La regla no tiene por qué doler. Y es que debemos saber que la fase de sangrado del ciclo menstrual es, por principio, indolora. Se trata de un proceso fisiológico natural y saludable que indica que la mujer está sana.

 

La regla no duele

 

Pero vayamos por partes.

 

Fases del ciclo menstrual

 

El ciclo menstrual se desarrolla en tres fases:

Fase Folicular o Fase Preovulatoria

Empieza el primer día de la menstruación y suele durar entre 5 y 12 días. Es la fase en que nuestro cuerpo produce hormonas folículo estimulantes para que los ovocitos maduren y se preparen las paredes del útero para un posible embarazo.

Fase Ovulatoria

Comienza alrededor del día 14 del ciclo menstrual, de manera que el óvulo maduro se libera por la trompa de Falopio, permanenciendo a la espera de que un espermatozoide lo fecunde. Si no sucede en las 24 horas siguientes a la ovulación, el óvulo envejecerá y ya no podrá fecundarse.

Es importante recordar que un espermatozoide suele durar unos 5 días dentro del cuerpo de la mujer, por eso si se han mantenido relaciones sexuales cinco días previos a la ovulación hay probabilidad de que se produzca un embarazo.

Fase Lútea o Fase Postovulatoria

Comprende los días 15 al 28 del ciclo menstrual, empieza justo después de la ovulación y dura hasta el final del ciclo menstrual. En caso de que el óvulo liberado no sea fecundado por un espermatozoide, el cuerpo lúteo desaparece. En consecuencia, la producción de estrógenos y progesterona disminuye gradualmente. Esto provoca que el endometrio se descame y se elimine por la vagina produciendo de nuevo la menstruación. El primer día de sangrado menstrual ya se corresponde con el primer día del siguiente ciclo menstrual.

 

Estigmas alrededor de la menstruación. Necesidad de Educación menstrual

 

Culturalmente a las mujeres han sido «programadas» para vivir el ciclo menstrual de una manera muy poco armoniosa, con bastante conflicto.

La regla se vive por muchísimas mujeres -y a nivel social- como una dificultad, un inconveniente que afecta a todas las esferas de la vida: a nivel emocional, a nivel de productividad, a nivel relacional…

El mito erróneo de establecer una causalidad menstruación = dolor ha estigmatizado a lo largo de los años, y la realidad es que no existe ninguna razón de carácter evolutivo, siempre que el sistema endocrino funcione normalmente, para que se sienta dolor durante esos días del ciclo.

El organismo cuando da señales de dolor está indicando que algo no funciona bien. La mujer se ha acostumbrado a normalizar el dolor de la menstruación, y esa normalización (tanto por parte de las mujeres, como de los profesionales) ha llevado a sufrir desequilibrios de los que no se tienen consciencia, y a perpetuar enfermedades que pasan “desapercibidas”.

Hay todo un universo de mitos y falsas creencias tales como que el sangrado se corta con el agua, durante la regla no puedes quedarte embarazada, durante esos días no se pueden mantener relaciones sexuales, la duración de un ciclo debe ser exactamente de 28 días o el famoso «cuando tengas hijos se te irá«, creencias transmitidas y perpetuadas en el tiempo.

La realidad es que a muchas mujeres no les duele nada durante estos días de ciclo. Y es que en general, las mujeres sanas tienen una percepción de que hay sangrado pero no hay dolor. Mantienen hábitos saludables, controlan y conocen los cambios, las fases, se cuidan, tienen educación menstrual y no lo viven ni desde el dolor físico ni el dolor emocional.

Se hace necesaria pues la educación menstrual, tanto para la propia mujer como para el entorno.

 

Entonces, ¿por qué duele la regla?

 

En consulta de Ginecología y Atención primaria hasta fechas muy recientes se sostenía que era normal que desde la menarquía se sintiese dolor, pasando la solución por prescribir analgésicos como la Saldeva, popularizada en los años noventa y actualmente sustituida por el Ibuprofeno. No era habitual prestar atención al hecho de que había un dolor que no debería producirse, y que debería realizarse un estudio para descartar Endometriosis u otra causa.

Saldeva

Hay que ser conscientes de que los dolores mantenidos en el tiempo, a lo largo de los años, sin diagnóstico, se cronifican, lo que hay que sumar al impacto emocional debido a la falta de comprensión social, y al dolor crónico.

Se estima que el 50% de las adolescentes que tienen dolor en la menstruación acabarán siendo diagnosticadas de esta enfermedad, mientras que el dolor del otro 50% obedecerá a causas multifactoriales que se tendrán que analizar por parte del especialista.

Respecto a la dismenorrea progresiva (así se conoce el dolor de regla) que aparece con el curso de los años, hay muchos factores implicados. Puede presentarse no sólo como dolor aislado, sino asociado a un conjunto de síntomas diversos que engloba otros problemas, como náuseas y vómitos, fatiga, diarrea, dolor de cabeza, dolor en la parte baja de la espalda y también mareo, dolor de piernas, ansiedad, irritabilidad, depresión e hinchazón. En algunos casos, además de los síntomas, se expulsan durante la regla coágulos de sangre o moldes endometriales. Por lo tanto, esta disfunción puede llegar a representar un deterioro del estado físico, psíquico y anímico en las mujeres que la sufren de forma periódica.

La causa de la dismenorrea dependerá de si ésta es primaria o secundaria.

En general, las mujeres con dismenorrea primaria experimentan contracciones uterinas anormales como resultado de un desequilibrio químico en el cuerpo y no existe una patología ginecológica como causa de dolor.

La dismenorrea secundaria es causada por otros trastornos clínicos. El más frecuente es la Endometriosis. Se trata  de una enfermedad crónica que tiene su origen en una serie de células parecidas a las que crecen dentro del útero que se extienden, invaden y proliferan fuera del mismo, en cualquier tejido del cuerpo con unos mecanismos muy complejos. Cursa con inflamación a largo plazo, provocando dolor y alteraciones del sistema inmunológico que pueden generar alergias, asma, trastornos gatrointestinales entre otros síntomas asociados. Estas molestias pueden aparecer en cualquier momento del ciclo afectando a lumbares, ciática, riñones, caderas, intestino, recto, pleura, o incluso endometriosis cutánea.… Lo sufren una de cada diez mujeres en este país.

Por otro lado, ese otro grupo de mujeres no diagnosticadas de Endometriosis y que sufren dolor, pueden encontrarse en cualquiera de estos escenarios:

  • Síndrome del ovario poliquístico o SOP
  • Tener exceso de estrógenos sin necesidad de sufrir SOP o endometriosis. De hecho la mayoría de las mujeres del mundo industrializado, sufre de hiperestrogenismo, ya que debido al tipo de alimentación que llevamos, el tipo de vida sedentaria que vivimos, y el estar rodeadas de un exceso de toxinas, hace que nuestro sistema hormonal no trabaje como debería, y eso acaba afectando a nuestro hígado y alterando nuestra función detox del mismo (encargado de eliminar el exceso de estrógenos, entre otras cosas).
  • Miomas dentro del útero
  • Infección en la zona pélvica (infecciones del tracto urinario, enfermedades gastrointestinales como el síndrome de colon irritable, alteraciones músculo-esqueléticas, síntomas psicosomáticos sin que exista una patología subyacente…)
  • Embarazo anormal (por ejemplo, aborto espontáneo, embarazo ectópico)

En conclusión

Si durante los días del ciclo menstrual se sienten dolores intensos y malestar no hay que asumir que es lo normal. Lo mejor: acudir al especialista para estudiar el origen y tratarlo, evitando una posible cronificación y otras patologías secundarias.

 

Podéis ampliar información sobre este interesantísimo tema escuchando nuestro podcast número 11, en el que Irene Aterido, sexóloga (Me duele la regla) y divulgadora, nos explica con detalle las causas por las cuales sentimos dolor en la menstruación, porqué la regla no debe doler, y nos informa acerca de una enfermedad como es la Endometriosis.

Escucha»11. Endometriosis con @meduelelaregla y salud de la mujer @tucuentasmucho» en Spreaker.

Autor entrada: Vanesa Pérez Padilla

1 thought on “La regla no tiene por qué doler: mitos, causas y educación menstrual

    Celia

    (7 agosto, 2019 -12:08 pm)

    De acuerdo en todo. Pero llevo años peregrinando de ginecólogo en ginecólogo (privado o de la seguridad social) con fuertes dolores, un síndrome premenstrual que me lleva de la depresión a la hinchazón de dos tallas más, cistitis cada mes y un largo etcétera… Antes me decían que cuando tuviera hijos. Cuando tuve hijos, que nada que hacer. Y ahora con 43 ya me tratan de loca premenopaúsica. Es muy desalentador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web saludesfera.com + info