Verano, alimentación y cuidado de la salud

 

Alimentación saludable y verano

Y por fin llegó el verano. Y con este las vacaciones, ruptura de hábitos, cambios horarios…lo que afecta a nuestra alimentación, rutinas de ejercicios, incluso a los tratamientos en caso de pacientes. El cuidado de la salud debe mantenerse también en la época estival, no debemos descuidarlo, y para ello tendremos que adaptarlo a todas estas nuevas circunstancias.

A continuación presentamos una serie de aspectos importantes relacionados con el cuidado de nuestra salud que debemos tener en cuenta en estos meses de calor:
 

Hidratación

Es fundamental mantener nuestro cuerpo hidratado tanto en invierno como en verano y en la época estival con más motivo debido a las elevadas temperaturas.

Según la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) una persona a partir de los 14 años debe beber un promedio de entre 2 y 2,5 litros de agua al día como media, cantidades que en verano deberemos aumentar en función de la temperatura y el ejercicio físico que realicemos.

Pensemos, además, que hay determinados grupos de riesgo como pueden ser las personas dependientes, nuestros mayores, los lactantes, niños y niñas menores de tres años, que están particularmente expuestos a los riesgos de la deshidratación y a los golpes de calor. Para minimizar los riesgos de sufrirlos y mantener una correcta hidratación es recomendable ofrecerles bebida frecuentemente, a lo largo de todo el día, dándoles agua fresca sin esperar a que manifiesten sentir sed. Muchos pequeños mientras juegan no sienten esa necesidad de beber, «se les olvida», al igual que algunos adultos lo demoramos porque estamos «a otras cosas». No esperemos a tener una enorme necesidad de beber e hidratémonos con regularidad.

Para diversificar el aporte de líquidos podemos tomar infusiones, gazpachos o sopas frías, sorbetes, zumos de fruta naturales, frutas ricas en agua, lácteos, etc.

Otro aspecto a tener en cuenta es el hecho de beber o comer alimentos muy fríos, algo no aconsejable dado que la sensación de sed se atenúa más rápido cuando se consumen alimentos helados pero no acabamos de aportar los líquidos que necesitamos.

También debemos prestar especial atención al consumo de bebidas calóricas, algo muy frecuente en esta época, especialmente cuando salimos de casa. No olvidemos que el agua sigue siendo lo que mejor quita la sed. Como nos dice J.M Mulet “Lo mejor para hidratarse sigue siendo el agua: cero calorías, cero alcohol, quita la sed y es más barata».

 

Alimentación

El verano es la época perfecta para comer de forma saludable apostando por los productos frescos y de temporada: en ensaladas, parrilladas, cremas, como tentenpiés.. .Están disponibles en todas partes y son más económicos.

Lo ideal es espaciar las comidas, y que estas sean ligeras. Si bien se recomienda realizar cinco al día, al final esto dependerá del metabolismo y las necesidades individuales.

Dejemos de lado las comidas copiosas, tardamos más en hacer la digestión y tendremos una sensación de pesadez durante todo el día.

En cuanto a las comidas fuera de casa ya no tenemos excusa para comer más sano, porque en todos, o al menos en la mayoría de los restaurantes hay un menú que incluye una ensalada de primero y un pescado o carne a la plancha de segundo. Luego los postres ya son la excepción, por supuesto. Se puede comer bien siendo flexibles.

Limitemos también el consumo de grasas y ojo porque hablamos de limitar que no eliminar, y que la que se consuman sean fundamentalmente aceite de oliva.

Aquí es importante hablar también de la prevención de intoxicaciones alimentarias. Debemos extremar al máximo el cuidado en la conservación y manipulación con el objeto de evitarlas por consumir los alimentos en mal estado. Para ello hay que seguir una serie de indicaciones que pueden evitar que se nos estropeen las vacaciones estivales:

  • Cuando salgamos fuera de casa a comer a chiringuitos, un camping, hagamos turismo rural… tratemos de buscar alimentos que nos ofrezcan garantías (con etiquetas, control sanitario…) El problema de los llamados caseros es que desconocemos cómo se han elaborado, cómo se conservan, etc. Mejor no arriesgarse.
  • No romper la cadena de frío de los alimentos nunca. Mejor comprar productos frescos y congelados al final y meterlos en nevera y congelador los primeros.
  • Descongelar los alimentos siempre dentro de la nevera y no recongelar.
  • Comprobar siempre la fecha de caducidad o de consumo preferente.
  • No adquirir alimentos perecederos en venta ambulante, especialmente huevos.
  • Cuidado con las mayonesas caseras, salsas o cremas elaboradas con huevo fresco. Mejor consumirlas inmediatamente y desechar los restos.
  • Mantener una nevera limpia (con agua y jabón y enjuagar con agua y vinagre o lejía cada quince días), ordenada y mejor sin embalajes ni plásticos que no sirven para nada.
  • Evitar abrir el frigorífico de manera frecuente.
  • Observar el color y olor de los alimentos antes de prepararlos para consumirlos o cocinarlos.
  • Lavar bien frutas, verduras y hortalizas antes de su consumo.
  • Cuando preparemos comidas para pasar una jornada en la playa o el campo lo ideal es elaborarlas con la mínima antelación posible, y llevar agua envasada. Los restos mejor no llevarlos y desecharlos.

Podéis ampliar esta información en el documento «Prevenir intoxicaciones en verano», de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición. (1)

 

Ejercicio

A lo mejor con estas temperaturas no es el mejor momento de lanzarnos a probar deportes nuevos de impacto, o decidir probar eso de ser «runners», no, pero sí debemos movernos. Podemos aprovechar los lugares de vacaciones para dar largos paseos, salir a caminar por el campo, por la orilla del mar, y si nos quedamos en nuestros lugares de residencia intentaremos tratar de mantener cierta rutina de ejercicios de una manera suave y moderada. Formas hay, lo que necesitamos es voluntad y comprender que es cuestión de salud.

 

Uso de medicamentos

la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) publica regularmente una serie de notas informativas con recomendaciones para el buen uso de los medicamentos en caso de ola de calor (2). Las altas temperaturas existentes en son un factor que puede influir en los medicamentos, especialmente en aquellas terapias farmacológicas que se prolongan en el tiempo y que son propias de pacientes crónicos y con edad avanzada.

Es de gran importancia hacer un buen uso de los medicamentos, ya que algunos pueden agravar el síndrome de agotamiento-deshidratación o de golpe de calor.

Las condiciones especiales de conservación figuran en el envase de cada medicamento, y para ello debemos acostumbrarnos a leer. Algunos medicamentos pueden no tener menciones específicas de conservación de manera que entenderemos que es la conservación a temperatura ambiente la que tomaremos como referencia (un rango de temperaturas entre 15’C y 25’C).

 

Salud bucodental 

Pues sí, se puede resentir, y mucho en verano. Pasamos más horas fuera de casa, comemos más entre horas, consumimos más bebidas y alimentos azucarados…y si no mantenemos una higiene adecuada estos hábitos pueden pasar factura en forma de diversos problemas como erosiones dentales, enfermedades periodentales o las famosas caries. Hay que poner una especial atención en los grupos más vulnerables como los niños, las personas mayores, o los pacientes crónicos con medicación.

Como recomendaciones (3),(4):

  1. Mantener una hidratación adecuada
  2. Limitar el consumo de bebidas y alimentos azucarados.
  3. Reducir el consumo de café, alcohol y tabaco.
  4. Evitar cambios bruscos de temperatura en la boca.
  5. Seguir una dieta saludable.
  6. Mantener rutinas de higiene bucodental. Podemos hacernos con un mini kit formado por cepillo y pasta dentífrica (disponibles en farmacias e hipermercados, también para niños), de forma que podamos cepillar los dientes después de cada comida. Además, también es recomendable usar enjuagues fluorados y seda dental.

Además de estas recomendaciones, podéis ampliar información y aprender mucho sobre alimentación saludable y mitos de la mano de J.M Mulet en el podcast de Saludesfera del pasado día 27 de junio

 

Escucha»29. ¿Qué es comer sano? con @jmmulet» en Spreaker.

Fuentes:

(1) Prevenir intoxicaciones en verano Agencia Española de Seguridad Alimentaria y nutrición

(2) Información sobre el buen uso de de los medicamentos en el caso de la ola de calor Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. AEMPS

(3) Seis consejos para cuidar la salud bucodental durante el verano Infosalus

(4) El cuidado de los dientes en vacaciones, por Una madre en el dentista.

 

 

Autor entrada: Vanesa Pérez Padilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web saludesfera.com + info