El peligro de las pseudoterapias

pseudoterapias

En los últimos tiempos, las Pseudoterapias han experimentado un crecimiento cada vez mayor, presentándose como alternativas a la medicina tradicional y generando en numerosas ocasiones graves problemas para la salud personal y pública. 

¿QUÉ SON LAS PSEUDOTERAPIAS?

Las Pseudoterapias, terapias alternativas, complementariasintegrativas, son aquellas prácticas que se ofrecen como actos médicos sin haber demostrado científicamente su efectividad. Se presentan como científicas, pero no lo son, no aportan estudios con evidencia y niegan o distorsionan la evidencia de las Terapias.

PELIGROS Y RIESGOS PARA EL PACIENTE

Algunas de estas pseudoterapias pueden llegar a suponer un abuso, en algunos casos un grave riesgo para la salud y ocasionar un daño económico y moral.

Un abuso porque se aprovechan de la falta de conocimientos científicos de la mayoría de la población para prometer curaciones que no se dan y mejoras que no dejan de ser efecto placebo.

Son un riesgo porque manipulan al enfermo, desprestigiando a la medicina científica sin aportar pruebas de lo que afirman y con especulaciones infundadas.

Cuando un paciente se encuentra en una situación de desventaja debido al estado de su enfermedad, su estado emocional, etc; cuando confía ciegamente en aquél que tiene enfrente, que le dice lo que quiere y necesita oír, puede acabar desarrollando un miedo injustificado hacia los fármacos que le han sido prescritos o los tratamientos que ha ido llevando, los que sí están respaldados por ensayos clínicos, abandonando los mismos, con fatales consecuencias.

Hay un daño económico por el desembolso que implican, que puede llegar a ser elevado y cuya relación coste-beneficio no se corresponde con los resultados.

Por último, un más que evidente daño moral y emocional al no cumplirse la promesa de cura, de mejora, esos beneficios que debían producirse. Y no solo las consecuencias de la aplicación de estos métodos sino el daño que algunas supuestas terapias llevan implícito en su mismo origen. Tal es el caso de la Bioneuroemoción, que de entrada suele culpar al enfermo de su enfermedad o el mal que le aqueja. Además, no se presenta como una medicina complementaria, sino que «sustituye» a cualquier terapia o tratamiento tradicionales, con el consiguiente riesgo.

No se trata de ir en contra de aquellos que acuden a estas, que las utilizan. Para nada. No se va a juzgar porque cada uno es libre de tomar las decisiones que crea convenientes respecto a su salud y estilo de vida, con todas las reservas que eso pueda conllevar. Pero si se toman una serie de decisiones, que se haga de manera informada, asumiendo la responsabilidad y el riesgo consecuentes. La importancia de que el paciente tenga en sus manos toda la información posible para tomar sus decisiones sin sesgos se hace cada vez más necesario.

COLECTIVOS ESPECIALMENTE VULNERABLES: NIÑOS, ANCIANOS Y PERSONAS CON DISCAPACIDAD

Ahora bien, esta libertad para tomar decisiones tiene daños colaterales que muchas veces se obvian.

¿Qué sucede con aquellos cuyas decisiones en temas de salud dependen de otros? ¿Dónde está su protección? ¿Dónde está el límite de la decisión personal y las creencias personales cuando hay segundas y terceras personas implicadas que van a sufrir de manera directa las consecuencias de esas decisiones?

Hablamos de niños, de ancianos y de personas con discapacidad, o incapacitadas judicialmente por alguna enfermedad.

Además, en estos colectivos algunas de estas pseudoterapias encuentran un filón, como el caso de la pediatría y las vacunas, en esos progenitores que toman la decisión de no vacunar a sus hijos olvidando que estas salvan vidas, no solo las suyas.  Esas decisiones chocan frontalmente con la protección a la infancia.

¿POR QUÉ SIGUEN ARRAIGADAS?

Las pseudoterapias se encuentran socialmente muy arraigadas. Mucho que ver tiene el hecho de que estas hayan tenido gran presencia en las universidades en las últimas décadas. No como objeto teórico que se limite a informar de su existencia y de sus premisas (el juicio crítico pasa por tener un espectro amplio y lo más completo posible de información), sino como materias de estudio, habitualmente en formato de Curso de Postgrado o Máster. Cuando los alumnos, futuros profesionales de la sanidad en ciernes, reciben esa formación como cierta, como verdad irrefutable, se está contaminando el sentido de la enseñanza en sí. Porque aquí no hay discusión posible: mientras que no haya evidencia científica no es válida. 

Desde hace unos años se han ido eliminando de las diversas ofertas académicas, siendo algunos de los ejemplos más sonados la cancelación del Máster de homeopatía de la Universidad de Barcelona que llevaba impartiéndose desde el año 2004, o los siete cursos de posgrado cancelados el año pasado de la Universidad de Valencia, algunos  veteranos, relacionados con la homeopatía, el reiki y la iridología, entre otras. Sin embargo, al tiempo que estos se cancelaban, surgían otros nuevos como es el caso del primero que ha pasado a formar parte de la oferta de la Academia Médico homeopática de Barcelona, fundada en 1890 y que esgrime como una de las razones para escogerlo la posibilidad de tener “acceso al diploma acreditativo de Capacitación  en Medicina Homeopática expedido por el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona”.

Otro de los motivos por los cuales las Terapias alternativas o llamadas “complementarias” siguen en vigor es porque se practican por profesionales en sus consultas con determinados colegios profesionales respaldándolas.
Y es que no siempre aplican estos métodos personas sin escrúpulos que ejercen con impunidad desde centros sanitarios que claramente incumplen la legislación, sino que en no pocas ocasiones hay médicos, psicólogos, fisioterapeutas colegiados que creen firmemente en la utilidad de estas técnicas.
Aplican terapias llamadas convencionales -yo prefiero llamarlas terapias a secas- y al mismo tiempo ofrecen al paciente otras “complementarias”. Cuando hay resultados, ¿dónde queda la causalidad? Porque aunque parece obvio, para el paciente, que ha recibido información sesgada, no lo es. Puede llegar a creer que efectivamente esa novedosa técnica le ha curado, o ha mejorado su calidad de vida, y de ahí a compartirlo con su entorno es un paso en el asentamiento de una idea que va calando por la información sesgada en la población asegurando su supervivencia.

A esto podemos añadir el hecho de que se ofrezcan como tratamientos en centros sanitarios, hospitales, dentro de su cartera de servicios como por ejemplo el Hospital público Ramón y Cajal que incluía hasta hace poco reiki como complemento para los pacientes de Oncología, el Hospital Universitario de Fuenlabrada que lo sigue ofertando o el Hospital Quirón de Pozuelo que sigue ofreciendo de manera privada acupuntura, contando además con consulta de Homeopatía “indicada para cualquier enfermedad” y “como complemento de los tratamientos oncológicos para minimizar los efectos adversos de la quimioterapia”.

El Gobierno continúa con su campaña de protección dando un paso más y el pasado noviembre el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social junto al Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades presentaron un plan de acción que ha tomado como referente la encuesta realizada por FECYT en 2018, (Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología), arrojando datos cuanto menos sorprendentes:

La amplia mayoría de la población (87,4%) confía en la utilidad de las vacunas infantiles. Sin embargo, el 3,3% de la muestra cree que su utilidad para la salud y el bienestar es poca o ninguna (representando cerca de 1.250.000 personas).

Por otra parte, un 32,8% de la población confía mucho o bastante en la acupuntura; un 25,4% confía mucho o bastante en la homeopatía y un 16,3% confía mucho o bastante en el Reiki (imposición de manos).

Respecto a la confianza que suscitan las vacunas infantiles, la gran mayoría (89,2%) cree que los beneficios son superiores a sus riesgos y la confianza aumenta entre las personas con mayor nivel educativo. Sin embargo, un 6,4% de la población cree que los riesgos de las vacunas infantiles superan a los beneficios. Por otra parte, cerca de uno de cada cinco españoles (19,6%) ha utilizado tratamientos como la homeopatía o la acupuntura.

Conviene destacar que un 5,2% los ha utilizado en sustitución a los tratamientos médicos y un 14,4% como tratamientos complementarios a la medicina. Por otro lado, los usuarios de estas prácticas no las perciben como alejadas de la ciencia, al contrario, en muchos casos las confunden con prácticas científicas. Así, el 23,3% de la población cree que la acupuntura tiene carácter científico, observándose cifras similares en el caso de la homeopatía (21,6%).

Por otro lado, una pequeña proporción de la población, en torno a uno de cada diez, no sabe identificar el carácter científico de las vacunas o la quimioterapia.”

FECYT datos pseudoterapias

Con estos datos -para reflexionar-, se plantean objetivos centrados en acabar con la publicidad engañosa, apostar por una asistencia sanitaria y una formación universitaria “basadas en el conocimiento, la evidencia y el rigor científico” y proporcionar información a todos los grupos de interés.

Asimismo, se va a promover la evaluación de las pseudoterapias en base al conocimiento y a la evidencia científica, abogando por una difusión y transparencia de la información y siendo firmes en el cumplimiento normativo.

EL PAPEL DE LOS FAMOSOS E INFLUENCERS

Los influencers y personajes mediáticos generan opinión, y como tales deberían ser responsables de la información que vierten en redes sociales o diferentes medios, pero no siempre es así, lo que supone un peligro para aquellos seguidores fieles que encuentran en estos un referente y de alguna manera se identifican con ellos, haciendo de sus contenidos verdades. 

Recordemos el caso de Steve Jobs, con un cáncer de páncreas agresivo, que rechazó una operación a lo largo de nueve meses porque la consideraba invasiva, y optando por abandonar su tratamiento y sustituirlo por terapias alternativas varias, haciendo caso omiso de su entorno cercano. Ese período de tiempo se ha considerado que habría sido clave en el desenlace fatídico de su enfermedad.

Ana Rosa Quintana por otro lado, con un gran público, reaccionaba al plan del Gobierno contra las Pseudoterapias Gerson pseudoterapiasargumentando que era desproporcionado y que la acupuntura y homeopatía eran ciencias milenarias; Mariló Montero establecía relaciones entre el aroma del limón y la cura del cáncer, o Javier Cárdenas relacionaba las vacunas con la aparición del Autismo.

O por supuesto Gwyneth Paltrow con su polémica dieta Gerson de lavativas con café y sus resultados milagrosos. La actriz ha levantado un auténtico imperio en torno a toda una serie de terapias naturales sin ninguna evidencia, con numerosas demandas y multas que no le han afectado lo más mínimo.

La ética personal y profesional debe prevalecer a la hora de comunicar, frente a las opciones personales.

PARA SABER MÁS…

Por último, mientras se llevan a cabo las medidas legales que puedan proporcionar seguridad a los pacientes, queda en nuestras manos la búsqueda de información para tomar decisiones con criterio.

Algunos de los recursos que pueden consultarse serían:

Y por supuesto, podéis escuchar el Podcast de Saludesfera, en el que hablamos con Josep Darnés, autor de la Burbuja Terapéutica y su experiencia durante una década probando más de 50 terapias buscando respuestas a sus problemas de ansiedad.

 

Autor entrada: Vanesa Pérez Padilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web saludesfera.com + info