Nutrición, emociones y experiencia del paciente.

Nutrición y emociones

Somos lo que comemos: ingerimos 60 mil kilos de comida en una vida. De cómo elijamos esos kilos va a depender nuestra salud, nuestra enfermedad, nuestro estado de ánimo y nuestra vida.

¿Qué ganamos a cambio de esa elección? No tener sobrepeso, un envejecimiento más lento y más saludable, dormir mejor y tener un buen estado de ánimo, pues cuando se come mejor la funcionalidad del cerebro también es mejor y las emociones vienen regulada por este.

Equilibrio y variedad, es la clave. Hay que controlar la cantidad adecuada de alimentos, y además que sea un estilo de comida saludable.

De nada sirve alimentarnos fantásticamente y olvidar lo importante que son el descanso, el equilibrio emocional, el ejercicio físico, no consumir drogas, etc.

 

Nutrición y enfermedad

Dentro de la relación entre nutrición y enfermedad -que la hay- encontramos dos premisas:

– La posibilidad de enfermar a través de los alimentos ya que una mala nutrición puede

  • reducir la inmunidad,
  • aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades,
  • alterar el desarrollo físico y mental,
  • y reducir la productividad.

 

– y por otro lado los beneficios asociados, como

  • una reducción en el riesgo de desarrollar deterioro cognitivo leve
  • una reducción del riesgo de que los pacientes que ya presentan daño cognitivo leve desarrollen la enfermedad de Alzheimer.
  • el efecto preventivo de la dieta mediterránea frente al cáncer de colon y de mama

En un futuro es posible que el consejo nutricional tenga en cuenta la carga genética de la persona y se puedan prevenir o tratar enfermedades a través de la dieta, lo que se conoce como “nutrición personalizada”.

Nutrición y cerebro

La alimentación emocional

Todos en alguna ocasión hemos experimentado episodios de comer, sin control, no porque tocara o fuera una necesidad nutricional, no. Se trata de situaciones en las que son las emociones las que comen por nosotros, y es que estas influyen de manera determinante en cómo nos alimentamos.

Desde que nacemos a lo largo de toda nuestra vida las emociones juegan un papel muy importante en la formación de asociaciones con la comida: celebraciones, refuerzos positivos, la TV, la publicidad que nos indica que determinados alimentos proporcionan una enorme felicidad y son indicativos de estatus…

La relación emociones-nutrición así pues es clara…

  • En muchas ocasiones las personas no se adhieren a un plan dietético por muchos motivos, sobretodo por tener un estado anímico bajo, falta de motivación, objetivos marcados poco realistas, creencias de autoeficacia negativas, exposición a estímulos interferentes… Las variables psicológicas y emocionales son muy importantes para tener éxito en la dieta,
  • Cuando existe un estado de ansiedad, estrés o existen problemas emocionales, muchos individuos responden con grandes ingestas de comida -la sensación de saciedad se ve también afectada-.
  • En casos graves como en la depresión, es frecuente que los individuos deprimidos aumenten la ingesta de alimentos de una manera desproporcionada. La falta de serotonina causa distintos efectos negativos sobre el organismo, como angustia, tristeza o irritabilidad y son los antidepresivos los que se encargan de regular este neurotransmisor. Pero lo que muchas personas no saben es que el cuerpo no produce triptófano, que es el responsable de la síntesis de la serotonina, y podemos obtenerlo de manera natural a partir de la dieta. Los alimentos ricos en este aminoácido actúan como antidepresivos naturales: Pavo, Pollo, Leche, Queso, Pescado, Huevos, Tofu, Soja, Nueces, Chocolate, Semillas de chía…

 

Importancia de la nutrición en la experiencia del paciente: empoderamiento

Tenemos una serie de problemas que afectan directamente a los pacientes:

  • el hecho de que aún este tema no sea una prioridad en hospitales y establecimientos relacionados con la salud o centros educativos por ejemplo. Todos recordamos el caso del nutricionista
  • el hecho de que todavía las pautas nutricionales y dietéticas sean estandarizadas y no adaptadas a las necesidades individuales de los pacientes, cuando lo óptimo (y lógico) es que sean personalizadas.
  • la falta de autocuidado y de poder por parte del paciente para tomar decisiones con conocimiento y compromiso en la consulta. Esto genera desmotivación y abandono, interfiriendo en la continuidad del tratamiento al considerar que solo la información, el plan de alimentación y actividad física que le proporcione el nutricionista logrará que cumpla sus objetivos sin que él tome la responsabilidad absoluta de ejecutarlos (el paciente con rol pasivo)
  • la falta de apoyo al paciente que desea mejorar sus hábitos por parte de su entorno, frivolizando el tratamiento, restándole importancia, emitiendo juicios de valor…
  • el lenguaje médico que puede dificultar la comprensión tanto del paciente como de los familiares.

Aquí entra en juego el importante papel de “la voz del paciente” para lograr el objetivo último que es obtener el efecto terapéutico deseado.

 

La información y formación otorgan poder y responsabilidad frente a ese paciente tradicional que es un objeto pasivo.  Ahora un paciente informado, consciente de su enfermedad y de su propia capacidad para tomar decisiones responsables siempre en favor de su salud, asegura resultados exitosos y positivos en el control de su enfermedad. Concretamente cuando hablamos de enfermedades crónicas, hace que mejore la adherencia a los programas de nutrición.

Para ello el paciente empoderado debe y puede, junto al profesional, y es importante el «junto a»…

  • analizar los factores que significan un problema para él (enfermedades, síntomas, hábitos de alimentación, aversiones, gustos…)
  • reconocer los factores emocionales que le generan problemas, ese «comer emocional». ¿Qué experimenta en ese momento?¿Qué siente?¿Cuál ha sido el desencadenante?
  • establecer un plan de cuidado de la nutrición en el que se establezcan las prioridades, objetivos, metas reales tangibles y principales a conseguir, ¿qué se quiere cambiar?,¿qué acciones o recursos tiene el paciente para lograrlos? Evaluando los pros y los contras.
  • comprometerse a la acción, a la ejecución y ser consciente del esfuerzo necesario. ¿Qué voy a hacer y cuándo lo voy a hacer?
  • Evaluar el proceso, e identificar del resultado, verificar si hay o hubo obstáculos y rediseñar cuantas veces sea necesario el tratamiento.

 

Este MODELO DE EMPODERAMIENTO se traduce en

  1. Un paciente que realiza una cesta de la compra completamente saludable: alimentos frescos y de temporada, planifica cada semana las comidas y las cenas, apuesta por la dieta mediterránea, frutas y verduras presentes cinco veces al día, legumbres, incluye más pescado que carne (ya que este contiene grasas más saludables y aporta, en el caso de los pescados azules, antioxidantes como el selenio).
  2. Asimismo, intentar cocinar con técnicas saludables (horno, parrilla, vapor, etc.)
  3. Lleva a cabo un consumo moderado de aceite de oliva,dado que reduce el riesgo cardiovascular frente a otras dietas equilibradas, pero pobres en todo tipo de grasas.
  4. Lleva a cabo una correcta hidratación y un adecuado consumo de sodio y potasio.
  5. Practica ejercicio físico de forma regular, aunque sólo sea caminar unos 60 minutos
  6. Tiene capacidad de decisión con información suficiente para evitar riesgos y saber cómo actuar para reducir obstáculos que frenen su tratamiento. Por ejemplo, sabe interpretar las etiquetas nutricionales lo cual le permite ser responsable de los alimentos que va a comprar y consumir sin importar la amplia disponibilidad de estos que hoy en día existen en el mercado.
  7. Su papel es activo e interactúa, pregunta y participa en actividades con otros profesionales de la salud y otros pacientes lo que le genera mayor aprendizaje de su enfermedad y tratamiento.
  8. Conoce y valora su enfermedad y estado de ánimo, identifica cómo y qué factores personales, familiares, profesionales le afectan en su control y lo puede manejar.

Un paciente empoderado en un papel activo, en definitiva, se traduce en un paciente que conoce y entiende a su enfermedad y no se etiqueta como por ejemplo diabético u obeso, sino como una persona con diabetes u obesidad, pero que no lo define como persona sino que la persona define su enfermedad.

 

Por último, destacar  dos puntos:

1) el apoyo de las asociaciones de pacientes, percibido como fundamental tanto por pacientes como por profesionales. El 95% de los profesionales considera este apoyo fundamental en su labor profesional, y

2) la conveniencia de que los profesionales guíen en el uso de páginas o aplicaciones fiables y válidas para un paciente mejor informado, pero con evidencia. El gran acceso a la información ha abierto opciones positivas pero también muy negativas y no hay filtro.

 

FUENTES:

https://www.nutrasalud.es/articulos/20180406/importancia-nutricion-salud#.W_GSCuhKjIU

https://www.who.int/topics/nutrition/es/

http://www.elsevier.es/es-revista-medicina-familia-semergen-40-articulo-nutricion-salud-S1138359309728436

https://psicologiaymente.com/nutricion/psicologia-nutricion-alimentacion-emocional

http://www.imbiomed.com.mx/1/1/articulos.php?method=showDetail&id_articulo=110479&id_seccion=5804&id_ejemplar=10776&id_revista=379

 

 

Autor entrada: Vanesa Pérez Padilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web saludesfera.com + info