Salud mental: mitos, estigma y empoderamiento del paciente.

Logo día mundial de la salud mental 2018.

El pasado día 10 de octubre se celebraba el Día Mundial de la Salud mental, iniciativa que persigue visibilizar, concienciar e informar acerca la importancia de ésta como un elemento integral de nuestra salud, y para comprender mejor qué significa necesitamos dar un paso atrás y centrarnos precisamente en qué se entiende por SALUD.

Desde la OMS se define como «un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». Y es que erróneamente solemos asumir que estamos sanos cuando no hay enfermedades, especialmente de carácter físico. Ese estado de bienestar que necesitamos implica ser capaces de hacer frente al estrés normal de la vida, trabajar de forma productiva, expresar sentimientos, contribuir a la comunidad interactuando con los demás…

Para gozar de buena salud se necesita un equilibrio entre esta “tríada” de estados, de manera que si cualquiera de ellos está afectado carecemos de salud completa.

En definitiva, no hay salud sin salud mental.

 

Salud mental individual.

La salud mental individual no es un ente único que dependa solo de una variable, un momento, una situación sino que está determinada por múltiples factores sociales, personales y biológicos.

Sociales como factores socio económicos, estrés laboral, estilos de vida poco saludables, problemas de salud física, situaciones de exclusión social y/o violencia, etc.

Factores de personalidad y psicológicos específicos que hacen que una persona sea más vulnerable a los trastornos mentales.

Y por último, también existen causas de carácter biológico que pueden depender de la genética o de desequilibrios bioquímicos cerebrales o metabólicos, por ejemplo.

 

¿Cómo sé que puedo tener un problema de salud mental?

Cuando tu actividad diaria, tus relaciones, tu desempeño se ven afectados, hay cambios en tu vida diaria como dormir muy poco -o todo lo contrario demasiado-, cuando dejas a un lado a tus amistades y se anulan las relaciones sociales, no te apetece o directamente dejas de salir a la calle como antes, rompes con las rutinas, sufres de un estrés no manejable, cuadros de ansiedad, etc. Todos estos estados implican alteraciones en el pensamiento, en el estado de ánimo y/o en la conducta y requieren intervención. Cuando estos problemas revisten una cierta gravedad se convierten en enfermedades mentales.

 

Algunas estadísticas

Para el año 2030, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que los problemas de salud mental serán la principal causa de discapacidad en el mundo. LA PRINCIPAL.

En España al menos un 25% de la población ha padecido, padece o padecerá algún tipo de trastorno mental, 1 de cada cuatro personas. Este dato debería hacer que nos planteásemos que en cualquier momento podríamos presentar un problema de estas característica, nosotros o alguien de nuestro entorno.

En España, más de un millón de personas tiene un trastorno mental grave.

Según la ASEPP (Asociación española de psiquiatría privada) el estigma social que rodea a las enfermedades mentales hace que entre el 50 y el 65% de quienes las padecen eviten ir al especialista, no reconociendo o negando sus síntomas, interrumpiendo tratamientos y/o ocultándolo a su entorno. Así, solo siguen el tratamiento adecuado entre un 35% y un 50% de las personas que las padecen.

Como ejemplo, las horas de consulta más solicitadas en una primera cita son aquellas fuera del horario laboral para no tener que indicar este motivo como ausencia del puesto de trabajo.

Estadísticas salud mental 2017 universidad Valencia
Fuente: U. Valencia

Mitos y estereotipos

Existen numerosos mitos que se han perpetuado a lo largo del tiempo y que dificultan la aceptación de la enfermedad mental no solo por parte del que la padece, sino por parte de la sociedad:

  • Se trata de algo poco frecuente. FALSO. Como hemos comentado anteriormente son muchas las personas que ocultan su estado por el temor a ser discriminadas, lo que repercute negativamente en su evolución. Se dificultan las relaciones sociales, las personas se autoaislan lo que implica que su entorno desconozca su situación. Es necesario recalcar la importancia de compartir, de hablar sobre lo que le sucede a uno y no solo con el profesional, ya que ayudará a mejorar la comprensión de este tipo de problemas y a normalizar una situación que sí es frecuente.  El desconocimiento es una de las causas de la aparición y la perpetuación de estereotipos de este tipo. Por eso es tan importante la información y visibilización.

 

  • La gente que sufre un trastorno de salud mental es diferente. FALSO. Cualquiera de nosotros podemos tener un problema de salud mental, del mismo modo que podemos tener enfermedades físicas.

 

  • Son personas violentas e imprevisibles. FALSO. Se trata de dos aspectos asociados frecuentemente de manera errónea, algo que lamentablemente los medios se han encargado de perpetuar aportando, especialmente en el formato audiovisual, un enfoque generalista y simplista del tema. Según Miquel  Domènech, en el Informe del Observatorio de Medios y Salud Mental, elaborado por el Grupo de Periodistas Ramon Barnils y Obertament en 2015, “se calcula que el 51% de las noticias sobre los trastornos de salud mental están relacionadas con asesinatos”. La explicación a esta falsa creencia es la dificultad para aceptar el mal, las noticias que implican acciones que implican dolor y daño extremos y gratuito, por lo que buscamos justificación. Una acción de estas características no podemos concebir que las lleve a cabo una persona “en sus cabales”, por lo que recurrimos a el tópico de “seguro que está mal de la cabeza”. Hay que resaltar que existen personas que sufren momentos de arrebatos violentos únicos y personas diagnosticadas de psicopatía que no son enfermas mentales

 

  • Las personas con trastornos mentales no pueden trabajar. FALSO. La realidad es que la sociedad es un factor limitante para la reinserción. Como ejemplo: el 28% de las personas contratantes nunca entrevistarían a una persona que tuviera un trastorno de salud mental. Y esto se traduce en los datos que arroja el INE en 2017 y que recoge la Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA (Feafes) que alerta de la alta tasa de desempleo entre las personas con problemas de salud mental. De hecho el 85,7% de las personas afectadas por trastornos mentales con reconocimiento de grado de discapacidad en España no tiene un trabajo. La realidad es que una persona con trastorno de salud mental puede ser tan productiva como cualquier otra persona trabajadora, recibiendo un tratamiento efectivo.
Pantallazo estadísticas INE 2017
INE 2017

¿Psicólogo o psiquiatra?

Es una duda recurrente a la hora de solicitar la ayuda de un profesional, ¿a quién llamo?…

El psiquiatra es un profesional médico, que diagnostica y trata estos problemas desde una perspectiva fisiológica, con la capacidad de prescribir medicación, fundamental en muchos casos. Es un buen punto de partida para identificar si existe alguna posible patología subyacente. Por ejemplo, hay ocasiones en que determinada sintomatología acaba siendo la manifestación de alguna enfermedad física: un estado depresivo por un desajuste metabólico, problemas de orientación por la existencia de un tumor, etc…

El psicólogo por otro lado realiza terapia centrándose en valorar todos los aspectos psicológicos, comportamentales y sociales, proporcionando estrategias y haciendo al paciente partícipe de su propio proceso de cambio.

Ambas son disciplinas complementarias que pueden prestar la ayuda que se necesita desde dos perspectivas diferentes, condenadas a entenderse.

Y no, acudir al psiquiatra no significa que el problema revista una gravedad mayor (otro mito…)

 

Perspectiva del paciente: estigma y empoderamiento

 

ESTIGMA.

Uno de los grandes problemas al que tienen que hacer frente las personas que padecen de enfermedades mentales es la estigmatización social. Se piensa que el enfermo mental está loco, que es una persona impredecible, violenta e incurable y en la mayoría de los casos esto no se corresponde en absoluto con la realidad. Esto perjudica emocionalmente a cada individuo, que pierde la autoestima, reduce su autoconfianza y elimina las posibles iniciativas que pueda tener, propiciando el aislamiento social y limitando cualquier actividad social y participación en la comunidad.

Hay que hacer grandes esfuerzos en prevención, en promoción de la salud mental, en investigación de tratamientos psicológicos y farmacológicos, en el conocimiento de las enfermedades y, sobre todo, en la reinserción de cada persona en la sociedad.

Esta estigmatización se puso de manifiesto en un documento -de referencia- elaborado por la Federación Española de Psiquiatría, la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica y la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental en la Declaración de Oviedo contra el Estigma de 2011, y desde entonces no ha mejorado mucho.

En el documento consideran esta estigmatización consecuencia de un inadecuado tratamiento mediático, el desconocimiento de que se trata de trastornos relacionados con un funcionamiento anormal del cerebro, la evolución, a veces imprevisible, el tabú del suicidio, y, sobre todo, el miedo a la violencia, siempre magnificada.

 

EL EMPODERAMIENTO DEL PACIENTE CON ENFERMEDAD MENTAL.

Esta palabra, tan presente en los últimos tiempos cuando hablamos de pacientes describe un proceso en el que una persona, en una situación de dificultad por cualquier circunstancia, se apropia de las decisiones de su vida de forma positiva, tiene todas las capacidades, habilidades y autonomía para ejercer la toma de decisiones para defender sus derechos y reconocerlos y es un elemento fundamental para mejorar la calidad de vida de las personas con trastorno mental.

Lo óptimo es que en ese proceso de empoderamiento participen también familiares, y el entorno, además de los profesionales, aunque no siempre se dan las circunstancias.

En el caso de personas con un problema de salud mental resulta sencillamente vital, ya que en algún momento suelen tender a tener la autoestima baja. Necesita conseguir sentirse aceptada, valorada, y encuentre un sentido a su vida. Buscar grupos de ayuda, actividades, acciones de las que formar parte es fundamental.

Uno de los obstáculos más habituales es el riesgo de sobreprotección por parte de los familiares, que dificulta una vida lo más independiente posible. Mientras que su competencia y el estigma sería las barreras sociales más frecuentes.

Infografía empoderamiento pacientes salud mental
Fuente: Con Salud Mental

Algunas de las actividades que podemos realizar para empoderarnos a nivel individual serían:

1) Anotar tres cosas buenas del día: hacer la valoración al final de la jornada para centrar la atención en los aspectos positivos, de tal manera que podamos tomar conciencia de que también nos suceden cosas buenas.

2) Identificar fortalezas y usarlas: todos destacamos por algo,tenemos habilidades, fortalezas, capacidades…hay tratar de emplearlas en nuestro día a día, de manera que podamos tomar conciencia de ello y logremos una visión más positiva de nosotros mismos.

3) El afrontamiento adecuado de los problemas. Esto implica el uso de estrategias activas o de resolución de problemas cuando las situaciones son controlables y de aceptación y reevaluación positiva de las situaciones cuando no lo son. Porque también tenemos que aceptar que en la vida suceden cosas que escapan a nuestro control y no dependen de nosotros. Pasan. Pero en otras ocasiones sí tenemos que tomar ese control y manejar esas situaciones. Cuando no estamos bien podemos caer en la tentación de no afrontar nuestros problemas de manera proactiva y recurrir a la evitación, “dejando pasar”. Esto no nos solucionará nada, solo parcheamos algo que inevitablemente tendremos que afrontar tarde o temprano.

4) Reevaluaar las situaciones negativas: ser capaces de extraer aspectos positivos de las mismas. Por ejemplo, una enfermedad puede verse como una oportunidad para cambiar los hábitos de vida por otros más saludables,

5) Dar un significado positivo a las situaciones cotidianas: vamos a valorar más positivamente nuestro día a día, las situaciones habituales, vamos a tomar conciencia de ellas y dotarlas de valor, estar agradecidos por poder contar con ellas. Casa, trabajo, llevar niños a clase, rutina deportiva, de juego, escribir…cada uno sus propias vivencias que lejos de percibirlas como tediosas o estresantes implican que tenemos suerte de poder vivirlas.

6) Buscar actividades para favorecer las relaciones sociales y/o de ayuda a los demásel sentimiento de poder echar una mano a otros genera bienestar positivo que implica beneficios personales y físicos. Además de aumentar nuestro autoconcepto y nuestra autoestima. Tampoco nos olvidemos de dar las gracias a los demás, por todo.

7) Elegir metas significativas, importantes, alcanzables y valoradas por nosotros: no impuestas ni vistas como algo que suponga un deber o una obligación. Retomar la relación con un amigo llamándolo los fines de semana, quedando con alguien para tomar un café, una afición abandonada…

 

LA DIVULGACIÓN EN SALUD MENTAL.

La información en salud mental ayuda a combatir todos los estigmas y mitos, al igual que compartir las historias personales. La gente toma conciencia de que es algo relativamente normal, ve a su vecino o familiar haciendo su vida habitual y comprende que los prejuicios están de más. Una sociedad mejor informada pierde los miedos y reacciona de una forma más solidaria. Además, contribuye a promocionar la salud, algo fundamental.

Nuestras redes sociales, blogs, podcasts son una herramienta privilegiada que puede servir de motor de cambio, No necesitamos tener legiones de seguidores para poder influir y crear concienciación, basta con que el mensaje le llegue a una sola persona de tu entorno. Vamos a ser generosos e involucrarnos, porque con un poco de nuestro tiempo podemos contribuir enormemente a la normalización y a eliminar estigmas.

Además, escribir y/o hablar sobre salud ¡también nos beneficia por la sensación positiva de estar contribuyendo a ayudar a otros!

 

Algunos Recursos.

 

CONFEDERACIÓN SALUD MENTAL ESPAÑA.  Integra a 19 federaciones autonómicas y asociaciones uniprovinciales, las cuales agrupan a más de 300 asociaciones y suman más de 47.000 socios y socias en todo el territorio estatal.

FUNDACIÓN SALUD ESPAÑA. Fundación Salud Mental España para la prevención de los trastornos mentales y el suicidio.

PREDICT PLUS PREVENT. La Red de Investigación en Actividades Preventivas y Promoción de la Salud (Rediapp).  ha creado una página web en la que cualquier internauta puede conocer su riesgo de padecer depresión, ansiedad o alcoholismo. está compuesto por un equipo multidisciplinar de médicos/a de familia, psiquiatras, psicólogos/as, epidemiólogos/as y estadísticos/as.

FEDERACIÓN DE PSIQUIATRÍA Y SALUD MENTAL. La Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) y Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB) constituyen en 2000 la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM), cuyos fines son contribuir al conocimiento, desarrollo y perfeccionamiento de la Psiquiatría y Salud Mental, así como al de sus disciplinas afines, a través de reuniones, publicaciones, actos científicos, desarrollo de investigaciones y cualesquiera otras actividades culturales y científicas.

CONSEJO GENERAL DE LA PSICOLOGÍA DE ESPAÑA.

SOCIEDAD ESPAÑOLA DE PSIQUIATRÍA.

 

 

 

Autor entrada: Vanesa Pérez Padilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web saludesfera.com + info