La familia y el entorno, dos piezas claves en el tratamiento de la depresión

 

 

Según la OMS en 2020 la depresión se convertirá en la principal causa de discapacidad en todo el mundo, superada sólo por las enfermedades de tipo cardiovascular. El apoyo social y familiar son claves para su afrontamiento.

 

Cada 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental para concienciar a la población sobre la importancia de la identificación, tratamiento y prevención de los trastornos de este tipo. Entre ellos, la depresión es uno de los más graves problemas, no sólo por sus repercusiones personales, sociales y familiares, sino por su elevada prevalencia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en 2020 la depresión se convertirá en la principal causa de discapacidad en todo el mundo, superada sólo por las enfermedades de tipo cardiovascular. Según Francisco Megías, presidente de la Asociación Española de Enfermería de Salud Mental (AEESME), sólo en España aproximadamente entre el 5 y 6% de la población sufre actualmente sintomatología asociada a la depresión. Apunta que “hay tres grupos de personas a los que hay que prestar especial atención: los adolescentes, en los que aumenta de manera notable asociado posiblemente a la competitividad y forma de vida; en las mujeres, a veces por causas de sobrecarga familiar y en el trabajo y en las personas mayores, debido a la desesperanza y falta de perspectiva de futuro”. Un mayor conocimiento sobre esta patología así como un mejor apoyo social y familiar son claves para su afrontamiento.

 

En 2020 la depresión se convertirá en la principal causa de discapacidad en todo el mundo, superada sólo por las enfermedades de tipo cardiovascular.

 

 

Qué sabemos sobre la depresión

Para Vicente Gasull, coordinador del grupo de trabajo de Salud Mental de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), nada tiene que ver estar triste con padecer una depresión. “Estar triste por un acontecimientos adverso, como puede ser el pasar una mala racha, es una emoción transitoria, mientras que la depresión es un trastorno afectivo, una enfermedad, que  exige que se cumplan unos criterios diagnósticos como son la presencia de unos síntomas (tristeza, pérdida de interés por las cosas que hasta ese momento eran agradables y pérdida de energía) que han de estar presente casi todos los días y a casi todas las horas durante al menos dos semanas; y que han de tener una intensidad suficiente como para alterar el funcionalismo y la calidad de vida a todos los niveles de la vida así como representar un cambio respecto al estado vital previo”, explica.

A nivel social y familiar no es fácil comprender a la persona que padece depresión, entre otros por la falta de información y la popularización de un término que es utilizado de forma banal para referirse a momentos de “bajón”. Cuenta Gasull que en junio de 2017 se realizó la encuesta ¿Qué sabe la población española sobre la depresión?”, en la que participaron 1.700 personas. Entre las conclusiones sus autores destacaron que la depresión se percibe, espontáneamente, como un estado de ánimo vinculado a determinadas vivencias negativas de la vida, pero no se asocia a otros daños o limitaciones de tipo cognitivo (falta de atención, memoria, …). Esta percepción es algo que Yolanda Salvatierra, psicóloga y fundadora de KASH-LUMN Family Care, ve a menudo en su consulta: “Parece que todos podemos estar “depres” y no pasa nada pero la realidad es que sí pasa , y en ocasiones las consecuencias pueden ser graves”. Añade la psicóloga que el entorno social y familiar es esencial para detectar ese estado y actuar “ya que en muchos casos las personas con depresión se aíslan o presentan conductas de evitación que no permiten la comunicación ni hacer visible el problema”.

En muchos casos las personas con depresión se aíslan o presentan conductas de evitación que no permiten la comunicación ni hacer visible el problema

Señala Francisco Megías que, pese a que la sociedad está algo más concienciada que años atrás, “principalmente porque hay más información, mejores servicios de salud y profesionales más competentes”, los riesgos que pueden llevar a una situación depresiva no son suficientemente medidos por la ciudadanía. Esto, dice Megías, “se observa en el aumento del consumo de estupefacientes, en las situaciones de estrés de la vida diaria y el alto índice de competición en el que las sociedades modernas están inmersas”.

¿Qué podemos hacer para apoyar y acompañar a la persona que padece depresión? Responde Vicente Gasull que en primer lugar debemos tener información sobre la enfermedad para evitar caer en falsas creencias: “Los familiares y amigos deben saber que la depresión tiene un tratamiento eficaz y que ellos son parte importante del tratamiento con su empatía y comprensión”. También considera que debemos ser positivos: “Deben apoyar al paciente creando un clima de confianza y seguridad en su recuperación así como animar al paciente a realizar pequeñas actividades y acompañarle en ellas”. Entre las frases bienintencionadas a evitar destaca Gasull aquellas del tipo de “has de poner de tu parte”, “si estás así es porque no te esfuerzas”. “Frases de este tipo lo único que hacen es que el paciente pierda su autoestima, al pensar que está en esa situación por falta de interés o de fuerza de voluntad. También es conveniente evitar frases que minimizan la enfermedad como “no te preocupes, esto es una mala racha y pronto cambiará”, explica.

Por último recuerda el coordinador de SEMERGEN que el estado de ánimo mejorará gradualmente por lo que debemos ser pacientes y no presionar al paciente en su recuperación.

En entorno debe evitar frases como “Has de poner de tu parte”, “Si estás así es porque no te esfuerzas” o “No te preocupes, esto es una mala racha y pronto cambiará”.

 

 

La psicoterapia cognitivo-conductual, el más efectivo tratamiento de la depresión

En la depresión, como en otras muchas enfermedades, hay mitos muy arraigados en nuestra sociedad. Entre los más destacados, Vicente Gasull señala que se encuentra la idea de que la depresión es consecuencia únicamente de situaciones adversas externas o de un carácter inestable y débil. También que los antidepresivos son perjudiciales y alteran la personalidad o que ocasionan dependencia. Sobre esto último cree Casull que es un concepto muy extendido y totalmente erróneo: “Esta idea contrasta con la aceptación que tienen las benzodiacepinas (anisolíticos) que sí la pueden ocasionar y son demandadas por los pacientes a pesar de las indicaciones de los profesionales de salud”.

Entre los mitos más extendidos, la idea de que la depresión es consecuencia únicamente de situaciones adversas externas o de un carácter inestable y débil.

Aunque hay otras formas de psicoterapia, la cognitivo-conductual es la que goza de una mayor aceptación entre los profesionales debido a la elevada evidencia en el tratamiento de la depresión. ¿Cómo trabaja una psicóloga o psicólogo con el paciente afectado por una depresión? Responde Yolanda Salvatierra que principalmente “escuchando y acompañando al paciente para encontrar los espacios que permitan restaurar las funciones adaptativas”. Para ello es importante empatizar con el paciente y establecer un clima de confianza para descubrir los problemas a los que atribuye la depresión. A partir de aquí, el psicólogo trabaja resaltando los aspectos positivos de la realidad del paciente de modo que termine cambiando la percepción negativa y tenga habilidades para enfrentarse a situaciones adversas.

Concluye Vicente Gasull que como recomendación a una persona que sospeche que tiene una depresión le diría que debe ponerse en contacto son su médico de familia “que es el profesional competente para establecer una evaluación diagnóstica y, si es de su competencia, iniciar el tratamiento, no necesariamente farmacológico, o derivar a un segundo nivel asistencial (psiquiatra o psicólogo)”. Así mismo, añade que, en caso de confirmarse el diagnostico, “el seguimiento del proceso lo realizará el médico de familia en colaboración con los dispositivos de Salud Mental”.

 

 

Autor entrada: Diana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web saludesfera.com + info