“Cantidad de gente está desayunando agua con limón pensando que eso les va a desintoxicar”

Carlos Mateos es periodista y director de COM SALUD, agencia de comunicación especializada en salud. También coordinador de la plataforma Salud sin bulos, un observatorio puesto en marcha por la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES), de la que es vicepresidente, para hacer frente a los múltiples bulos sobre salud que circulan por internet. Dice que el famoso bulo lanzado por el presentador radiofónico y televisivo Javier Cárdenas sobre la relación entre las vacunas y el autismo, unido a la lenta reacción de las instituciones oficiales para desmentirlo, les hizo acelerar el lanzamiento de un proyecto al que profesionales de la salud, periodistas y pacientes ya llevaban tiempo dando vueltas. En Salud sin bulos saben que el trabajo conjunto de estos actores es la mejor forma de garantizar una información de calidad.

Por Adrián Cordellat

Los bulos vinculados a la salud siempre han existido. De hecho, hay algunos ya convertidos en mitos que pasan de generación en generación. ¿Es humano el creer en recetas milagrosas cuando es la salud la que está de por medio?

Sí, claro, ya que es algo que apela a todos los instintos humanos. Por una parte hay un instinto que es positivo, que es el deseo de ayudar. De hecho, mucha gente difunde los bulos porque cree que con los bulos está ayudando a otras personas. Y luego también es cierto que a todo el mundo le gusta la notoriedad. En las redes sociales se potencia mucho ese instinto de ser el primero que comparte una información valiosa. Y luego está la parte de los miedos: por eso vemos tantos bulos vinculados con el cáncer, porque apelan directamente al miedo de la población.

Has hablado del cáncer. ¿Dirías que es la enfermedad que más bulos genera?

Sí, sin lugar a dudas. El cáncer tiene una cantidad de bulos tremenda. Hay muchos sobre sustancias que se supone que producen cáncer. Aquí encontramos barbaridades de todo tipo, como que poner el aire acondicionado en el coche al arrancar provoca cáncer o todos aquellos sobre las sustancias presentes en alimentos que provocan cáncer, que son un tema infinito. Todo esto, por otra parte, ya viene de antes de las redes sociales, donde había listas de aditivos que provocaban cáncer. Y luego tenemos el reverso contrario, que son los alimentos milagrosos que supuestamente previenen el cáncer. Todos podemos recordar el bulo lanzado por una presentadora de televisión que decía que aspirar el limón podía prevenir el cáncer. Y como ese hay miles de productos que se ponen de moda y se acaban en los supermercados, como pasó en su día con las bayas de goji, la papaya o ahora con el aguacate.

He utilizado antes deliberadamente el término “recetas” porque seguramente, en el ámbito de la salud, la comida es uno de los mayores generadores de mitos. ¿Por qué crees que se genera tanto mito alrededor de la comida y de los alimentos?

Los alimentos son sin duda el sector donde se generan más bulos. Y ya si los relacionamos con el cáncer tenemos la combinación perfecta para el bulo. Creo que los alimentos nos afectan a todos porque todos tenemos que alimentarnos, así que somos muy sensibles a las informaciones sobre lo que comemos. Y te diría que esa sensibilización se ha incrementado en los últimos años. La prueba es el éxito que están teniendo los nutricionistas, que se han convertido en las nuevas estrellas de la comunicación, algo que también se aprecia en las redes sociales, donde son los profesionales de la salud que más seguidores tienen con diferencia.
Al final es un tema que también se presta mucho al bulo porque la mayoría de la población no tiene los conocimientos científicos para discernir la información verdadera de la falsa; hay también novedades, de forma que cada poco se presenta un producto como súper alimento; luego, además, tenemos muchos alimentos de origen artificial que se prestan con facilitad a los bulos. Y aparte de todo esto hay que tener en cuenta que es un sector, el de la nutrición, en el que también hay muchos intereses comerciales y económicos en juego.

“Con la idea de ayudar y de que se entere cuanta más gente mejor nos hemos acostumbrado a utilizar las redes sociales con mucha rapidez, sin contrastar”

¿Cuál ha sido el último bulo vinculado con la alimentación que habéis tenido que desmentir o que han denunciado ante vosotros muchos usuarios?

Hay uno que ha triunfado mucho, el de los táperes de plástico, según el cual si calientas los alimentos dentro de ellos en el microondas eso produce cáncer. El bulo está basado en algo que tiene su lógica, ya que es verdad que hay componentes en el plástico que a ciertas temperaturas pueden pasar a los alimentos y ser peligrosos. Lo que no dicen en el bulo es que tiene que ser a temperaturas tan altas que no las alcanza un microondas; ni tampoco que esas sustancias no están presentes en táperes que son aptos para usar en este electrodoméstico. Pero a pesar de ello el bulo ha triunfado porque mucha gente se ha deshecho de los táperes de plástico y ha comprado de cristal.
Otro bulo que también ha triunfado mucho es el del agua con limón en ayunas. Cantidad de gente está desayunando agua con limón pensando que eso les va a desintoxicar o que les va a ayudar a adelgazar y a prevenir enfermedades.

Vivimos en la era de las fake news, así que no es extraño que los bulos se reproduzcan también a una velocidad de vértigo. Aunque como decíamos antes, los bulos han existido siempre, ¿consideras que las redes sociales y Whatsapp han contribuido a la expansión y multiplicación de los bulos?

Sí, desde luego. Las redes sociales y Whatsapp te dan inmediatez, pero esa inmediatez está reñida con el contraste de la información. Lo hemos visto también en otros ámbitos como la política o las catástrofes naturales y humanas. Con la idea de ayudar y de que se entere cuanta más gente mejor nos hemos acostumbrado a utilizar las redes sociales con mucha rapidez, sin contrastar. De esta forma, basta con que los bulos escondan cierta apariencia de verosimilitud, que citen a una supuesta fuente o que incluso añadan una foto para ilustrar la noticia para que lleguen a millones de personas.

“Se ha demostrado que un paciente bien informado tiene mucha mayor adherencia a su tratamiento y es más colaborativo”

¿Y qué papel juegan los medios de comunicación en todo esto? Hablábamos hace unos meses con el presidente de ANIS y nos decía que ellos trabajan en un difícil equilibrio, ya que se sienten en la obligación de informar sobre ensayos aún en fases preclínicas, pero que pueden ser muy prometedores para la salud humana; y también cuentan con la limitación del titular, en el que cabe lo que cabe. El problema es que mucha gente solo se queda con el titular…

Los informadores somos conscientes de que mucha gente solo se queda con el titular. Por eso en la web hemos creado una sección que se llama Detrás del titular, donde analizamos titulares sensacionalistas. Muchas veces el periodista puede hacer una información equilibrada, pero luego el editor jefe o el community manager pueden buscar los clics con el titular. Desgraciadamente esto está provocando que muchos titulares pasen de ser informativos a ser sensacionalistas, alarmistas e incluso falsos. Y el problema es que estos titulares se difunden con mucha rapidez por las redes, aunque sean barbaridades que no se corresponden con la realidad.

Y en mitad de todo este lío, ¿qué papel juegan los profesionales de la salud y, más concretamente, los divulgadores de salud?

En nuestro caso los profesionales sanitarios son los que nos ayudan a desmontar los bulos. Tienen una labor fundamental, más allá de la mera consulta, tanto a la hora de generar contenidos como orientando a la población para que sepan buscar información fiable. No tiene sentido que un profesional de la salud le diga a un paciente que no busque información en internet, porque la va a buscar. Lo importante es que el paciente sepa encontrar información fiable, porque se ha demostrado que un paciente bien informado tiene mucha mayor adherencia a su tratamiento y es más colaborativo.
Por su parte, el profesional de la comunicación tiene también una labor de contraste de fuentes, que se ha perdido un poco con las redes sociales porque cualquiera con muchos seguidores en redes puede convertirse en informador y en fuente sin tener la formación para ello. El periodista tiene que mantener ese contraste, no competir en inmediatez con las redes sociales y no dejarse arrastrar por esta tendencia de conseguir clics a toda costa a base de eliminar el rigor.

“El periodista tiene que mantener ese contraste, no competir en inmediatez con las redes sociales y no dejarse arrastrar por esta tendencia de conseguir clics a toda costa a base de eliminar el rigor”

Para terminar, Carlos, me gustaría preguntarte qué recomendación darías a una persona para que intente no caer en los bulos a los que seguramente va a estar expuesto a través de internet y las redes sociales.

En primer lugar, que no difunda algo “por si acaso” sin contrastarlo, ya que ese “por si acaso” puede hacer mucho daño. En segundo lugar, que en caso de duda contraste la información con personal sanitario (médicos, farmacéuticos). En tercero, que compruebe las fuentes en las que se sustentan las informaciones. Y, por último, que al ver un titular alarmista lo primero que haga sea desconfiar. Realmente si hay algo tan grave para la salud como venden algunos titulares de estos bulos, seguramente tendríamos una alarma de seguridad por parte del Ministerio de Sanidad o de la Agencia del Medicamento que podríamos encontrar fácilmente.

Autor entrada: Adrian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web saludesfera.com + info