#DíaMundialDeLaSalud: la mortalidad infantil exige pasar a la acción – #podcast

Fotos cortesía de Plan Internacional.

Por Adrián Cordellat

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 5,6 millones de niños menores de 5 años perdieron la vida en 2016. De ellos, el 25%, según un informe de la Universidad norteamericana John Hopkins, lo hicieron a consecuencia de solo dos enfermedades: la neumonía (alrededor de un millón de niños) y la diarrea (medio millón). Y de esas 1’5 millones de muertes de niños menores de 5 años, el 70% se produjeron en tan solo 15 países del mundo: Afganistán, Pakistán, Bangladesh, India, Indonesia, China, Angola, Chad, Etiopía, Níger, República Democrática del Congo, Nigeria, Sudán, Tanzania y Somalia.

A estas dos enfermedades habría que añadir un mal endémico en estos países, la desnutrición, que según Alicia Ibarra, portavoz de la ONG Plan Internacional, la OMS considera “causa subyacente que contribuye aproximadamente a 45% del total de las muertes de los niños y niñas menores de 5 años, ya que hace que los niños y niñas sean más vulnerables a las enfermedades graves como la diarrea o la neumonía”.

Desde la organización no gubernamental han fijado su mirada y su atención en la diarrea, que por sí sola causa más muertes entre los menores “que la malaria, la tuberculosis y el VIH juntos”. En gran medida porque hablamos de una de las enfermedades más fácilmente prevenibles, ya que bastaría para controlarla con “la existencia de un sistema sanitario básico y de un agua para consumo seguro y asequible”, que según Ibarra son “vitales” para la salud y el bienestar de los niños y las niñas.

De ahí el desarrollo de programas específicos destinados a tal fin, como el de “Agua y Saneamiento”, que busca mejorar las condiciones higiénico-sanitarias en las distintas comunidades y, además, proporcionar agua potable a las familias para evitar la diarrea. No en vano hablamos de países en los que millones de personas, como afirma la portavoz de Plan Internacional, “no tienen acceso a prestaciones de servicios sanitarios básicos, por lo que se ven obligadas a defecar al aire libre, contaminando así los recursos alimenticios y de agua”.

Y tampoco tienen nociones básicas de higiene y de la importancia de la misma para controlar la diarrea. A consecuencia de ello, cada minuto mueren cuatro niños en el mundo por una enfermedad, la diarrea, que se podría evitar con una higiene y servicios sanitarios apropiados. Y en ello trabajan desde muchas ONG. Así lo atestigua el testimonio de niños como Thongkhoun, de nueve años, residente en Laos, que ha aprendido en una escuela apoyada por Plan International la importancia de la higiene para evitar enfermedades: “Mi actitud ha cambiado. Ahora sé que tener las manos sucias trae enfermedades y le digo a todos mis amigos que permanezcan limpios y he enseñado a mi madre a lavarse las manos de una manera mejor. Si veo que alguien va a comer con las manos sucias le digo “para, primero tienes que lavarte las manos o puedes enfermar”.

Objetivo 2030

Entre los Objetivos de Desarrollo Soos en todas las edades”. En el segundo punto de su desarrollo, más concretamente, se estipula como objetivo para 2030 “poner fin a las muertes evitables de recién nacidos y de niños menores de 5 años”.

La tasa de mortalidad de niños menores de 5 años en todo el mundo fue de 43 muertes por cada 1000 nacidos vivos en el año 2015, lo que supuso una reducción del 44% desde el año 2000. El objetivo para 2030 es lograr que todos los países intenten reducir la mortalidad neonatal al menos hasta las 12 muertes por cada 1.000 nacidos vivos; y la mortalidad de niños menores de 5 años al menos hasta las 25 muertes por cada 1.000 nacidos vivos.

Un reto hercúleo si tenemos en cuenta que, según los datos del último informe Cada vida cuenta de Unicef, en países como Pakistán, República Centroafricana y Afganistán, el porcentaje de recién nacidos muertos supera el 40%; mientras que en otros como Somalia, Guinea-Bissau, Sudán del Sur, Costa de Marfil, Mali o Chad, el porcentaje se mueve también por encima del 35%. Y algo similar ocurre con los menores de 5 años.

Afirma Alicia Ibarra que Plan International, al igual que otras ONG, trabaja activamente sobre el terreno “para que sean las propias comunidades quienes lideren las mejoras en sus servicios básicos y que luchen por sus derechos a la salud y al bienestar”. Sin embargo, reconoce que “aún queda mucho trabajo por hacer porque por desgracia millones de niñas y niños siguen muriendo cada año por estas enfermedades”.

En ese sentido, desde Plan Internacional afirman que “más allá de la función que se realiza desde el tercer sector”, es el momento de que los gobiernos y los representantes políticos de los más de 190 países que se comprometieron con los objetivos de desarrollo sostenible para el año 2030 “se comprometan de verdad y tengan en cuenta el objetivo número 3”. Un objetivo en el que la desidia, la inacción y la falta de recursos y medios se paga en forma de vidas humanas. Concretamente de 5’6 millones de niños menores de 5 años. Solo en 2016.

Podéis escuchar además el reportaje y más contenido relacionado en el último podcast de Saludesfera

Autor entrada: Adrian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *