La divulgación científica y de salud se hace en las redes sociales

Los divulgadores existen desde que el mundo es mundo. Tal y como define el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española al verbo divulgar, siempre ha habido alguien con la necesidad y el sentido del deber para “publicar, extender y poner al alcance del público algo”. Lo que nunca habían tenido los divulgadores a su alcance es una herramienta tan potente como las redes sociales y, gracias a ella, una capacidad tan grande para llegar e influir en un público masivo. Como nos decía en una entrevista reciente la pediatra Amalia Arce, en la era de las fake news y los bulos que circulan a la velocidad de la fibra, “influir en la toma de decisiones de la gente con información basada en la evidencia es fundamental”.

Por Adrián Cordellat

El desarrollo de internet y las redes sociales ha traído aparejado, en cierto modo, un boom de la divulgación. No es que hace unas décadas no hubiese divulgadores, pero lo cierto es que solo unos pocos tenían el privilegio de publicar un libro o acceder a los medios de comunicación como plataformas desde las que difundir su mensaje a un público masivo. Hoy, sin embargo, como reconoce Elena Saiz, farmacéutica comunitaria y Máster en Nutrición y Salud Pública y divulgadora en pantomaka.com, gracias a los nuevos canales online los divulgadores pueden “llegar a la casa de los ciudadanos sin necesidad de pasar por los medios de comunicación convencionales”.

En ese sentido, Facebook, Twitter, Youtube y los blogs se han convertido en plataformas desde las que divulgar sobre ciencia y salud. Y de entre todas ellas María José Más, neuropediatra y Premio Bitacoras 2016 en la categoría de Salud por su blog Neuronas en crecimiento, destaca a Twitter “porque permite contactar con cualquier persona de una manera muy de igual a igual”.

También es tuitera (y bloguera) la pediatra Gloria Colli, experta en Vacunas y en Probabilidad y Estadística en Medicina, que alerta que estas redes sociales, además de abrir las puertas a los divulgadores, también se las abren “a cualquiera que tenga un móvil, un micrófono o una cámara para difundir sus ideas, aunque éstas no sean muy científicas”. Y ahí, precisamente, es donde adquiere mayor importancia la presencia en estos canales de los divulgadores, en plena era de las fake news y de los bulos que circulan de smartphone a smartphone a través de los grupos de Whatsapp.

“Las redes sociales y los blogs permiten a los divulgadores llegar a la casa de los ciudadanos sin necesidad de pasar por los medios de comunicación convencionales”

Y dado que las redes sociales, sobre todo entre los grupos de población más jóvenes, se han convertido en una nueva fuente de información, desplazando en muchos casos a los medios de comunicación tradicionales, para Elena Saiz la divulgación tiene “el efecto de contrarrestar contenidos anticientíficos” que han encontrado en las redes sociales unas condiciones perfectas para reproducirse y expandirse: “Los divulgadores contribuimos a una visión crítica de estos contenidos, proporcionando argumentos en contra, denunciando y desmontando mitos. También nos gustaría pensar que educamos el pensamiento crítico de los lectores, proporcionando herramientas que les permitan formar su propia opinión”.

El buen divulgador online

En Twitter cada vez hay más cuentas dedicadas a la divulgación científica. Una de ellas, relativamente reciente además, es @ElHiloOriginal, en la que 31 profesionales de la ciencia y la salud comparten información rigurosa y desmontan bulos y falsos mitos. Entre ellos están Elena, María José y Gloria. Sucede que a veces, sin embargo, los propios divulgadores discrepan y muestran opiniones contradictorias respecto a algunos temas, interpretando de forma distinta los resultados de estudios y enarbolando cada uno para su causa estudios que corroboran sus tesis.

“Esto sucede sobre todo en aquellos temas que son controvertidos porque aún no los comprendemos del todo o porque la investigación aún no ha avanzado lo suficiente. Especialmente en Medicina, sucede también porque no es una ciencia exacta y un mismo problema puede tener distintos abordajes. Creo que debemos quedarnos con la opinión mejor argumentada, la más plausible y la que tiene mejor respaldo científico”, afirma María José Más, que considera que el debate científico que se hace público “enriquece, siempre que uno no se enroque en sus posiciones y siempre que su complejidad sea asequible para el gran público”. De lo contrario considera que es mejor discutir “en privado” para no generar “dudas peligrosas e innecesarias”.

Sobre esa importancia de discutir (de forma racional) y no enrocarse en las posiciones insiste también Elena Saiz, que considera que estos dos aspectos son características propias de los divulgadores: “los científicos dudamos y estamos dispuestos a cambiar nuestras opiniones ante la evidencia experimental, mientas que los anticientíficos muestran una seguridad apabullante”, explica antes de añadir que este aspecto juega muchas veces en contra de la ciencia ya que la seguridad de los anticientíficos resulta “más convincente ante el lector poco formado”.

“El debate científico que se hace público enriquece, siempre que uno no se enroque en sus posiciones y siempre que su complejidad sea asequible para el gran público”

¿Qué otras características deben tener los buenos divulgadores online? Para María José Más hay cuatro fundamentales. En primer lugar saber realmente de lo que está hablando: “Un buen divulgador tiene algo que decir porque su trabajo diario, bien sea la investigación, la docencia o la atención al paciente, le procura los conocimientos necesarios que quiere transmitir”. En segundo lugar, saber comunicar esa información y esos conocimientos: “Tiene que ser capaz de explicar de manera sencilla conceptos complicados, transmitir la idea principal sin andarse por las ramas. Esto obliga a simplificar sin perder el rigor”. En tercer lugar, y muy relacionado con lo anterior, la capacidad de ser “ameno” y de comunicar de forma “entretenida”. Por último, según la neuropediatra, tener claro que divulgar es sobre todo escuchar: “las redes sociales no sirven solo para enviar tú mensaje, sirven sobre todo y esencialmente para tomar el pulso social y comprender lo que más preocupa a sus usuarios que, dado su gran número, son una muestra bastante representativa de la sociedad en general”.

Divulgar en 280 caracteres

Uno de los retos de la divulgación online, sobre todo en canales como Twitter, estriba en la necesidad de ajustarse a unos límites de caracteres. Antes 140. Hoy 280. “Si antes podíamos con 140, ahora con 280 perfecto. Y si además se te permite hacer un hilo, que ahora está muy de moda, pues ya estás ganando otros tantos caracteres. De todas formas yo creo que hay que restringirse, cuanto más conciso sea el mensaje, mejor”, afirma Gloria Colli. Una opinión que comparte Elena Saiz, que considera que “hoy en día la sociedad exige mensajes directos y cortos”.

“Las redes sociales no sirven solo para enviar tú mensaje, sirven sobre todo y esencialmente para tomar el pulso social y comprender lo que más preocupa a sus usuarios”

E igual de importante que la extensión del mensaje es la forma en que éste se escribe, el estilo y el lenguaje utilizados para redactarlos. “Comunicar bien significa adaptar tu lenguaje al de las personas a las que te diriges”, argumenta María José Mas, que añade que en su caso procura utilizar un lenguaje “comprensible para el gran público, asequible y alejado de los tecnicismos”. Gloria Colli, por su parte, considera este aspecto “fundamental”, ya que de lo contrario los mensajes “no tienen el efecto que se pretende”. En su caso, como pediatra y acostumbrada a trabajar con niños, asegura que al escribir un tuit o un post “siempre” piensa que está hablando con niños y que le tienen que entender: “Obviamente la gente tiene su formación y hay que respetarla, porque si los tratamos como absolutos ignorantes tampoco difundimos bien el mensaje. Pero es muy importante adaptar el mensaje al público objetivo”, concluye.

Si quieres saber más… escucha nuestro podcast de Saludesfera con la colaboración de Tú cuentas Mucho el jueves 25 a las 11 en directo en Spreaker donde contaremos con la participación de Gemma del Caño, integrante del Hilo Original. ¡Te esperamos!

 

¡Únete a nuestro Canal de Telegram para recibir todas nuestras noticias y eventos!

Autor entrada: Adrian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *