La vulnerabilidad de la mujer ante la diabetes

Se estima que 415 millones de personas en el mundo sufren diabetes, considerada ya la pandemia del siglo XXI. Hablamos del 13,8% de la población mundial. En las mujeres ese porcentaje disminuye hasta el 10% (199 millones). Sin embargo, los roles de género y las dinámicas de poder aún vigentes en muchos países, especialmente en aquellos en vías de desarrollo, exponen a las mujeres a una mayor vulnerabilidad ante la enfermedad.

Por Adrián Cordellat

En cualquier rango de edad, excepto a partir quizás de los 80 años, porque las mujeres viven más, los hombres tienen una mayor prevalencia de diabetes. Sin embargo, hoy 14 de noviembre de 2017, Día Mundial de la Diabetes, la Federación Internacional de Diabetes (IDF) ha querido centrar su mirada en las mujeres bajo el eslogan “Nuestro derecho a un futuro saludable”.

Para la doctora Sonia Gaztambide. presidenta de la Fundación de la Sociedad Española de Diabetes (FSED), esto tiene varias explicaciones. Por un lado porque en muchos países en vías de desarrollo las mujeres siguen sin tener acceso a la educación, la información o la salud. “El riesgo de diabetes aumenta cuando el nivel sociocultural es más bajo. Y esa relación se da en cualquier país del mundo”, afirma. Por otro, porque como sucede con muchas otras enfermedades, con la diabetes “la mujer es la que se suele quedar para el final” y no se presta la atención a sí misma que sí le dedica al marido o al hijo. “Se cuida un poco menos, porque es lo que han enseñado culturalmente, y no es tan adherente al tratamiento”, argumenta Gaztambide.

También porque la mujer, a diferencia del hombre, se embaraza. Se estima que el 40% de las mujeres en edad reproductiva del mundo tienen diabetes, con las complicaciones de morbilidad y mortalidad para madre e hijo que conlleva. Y que uno de cada siete embarazos se ven afectados por diabetes gestacional, que en un 50% de los casos es un indicador de que esa mujer desarrollará diabetes tipo 2 entre 5 y 10 años después del parto. “Es muy importante que la mujer sepa que para embarazarse tiene que planificar el embarazo y que tiene que estar bien controlada previamente y durante el mismo para que disminuya la morbilidad y la mortalidad tanto del niño como de la propia madre. Si el embarazo está mal planificado y no hay seguimiento, las complicaciones siempre pueden ser mayores”, explica la presidenta de la FSED.

Las mujeres con diabetes tipo 2, además, son casi 10 veces más propensas a padecer una enfermedad del corazón que las mujeres que no padecen diabetes, un riesgo mucho mayor porcentualmente que el que se da en el caso de los hombres.

Por todos estos motivos, según Gaztambide, la FID ha querido hacer “una llamada de atención a la mujer” y a los gobiernos e instituciones. A éstos para que aseguren el acceso de la mujer a la educación y la salud. Y a ellas para que se cuiden, pero también para que se den cuenta de su poder como “guardianas de la tradición”, como agentes clave en la adopción y la transmisión de estilos de vida saludables que pueden ayudar a las futuras generaciones. No en vano, desde la FID, se alude directamente a la necesidad de “capacitar a las mujeres y niñas con acceso a conocimiento y recursos fáciles y equitativos; algo que reforzará su capacidad para prevenir la diabetes tipo 2 en su familia y salvaguardar su propia salud”.

“El 40% de las mujeres en edad reproductiva del mundo tienen diabetes, con las complicaciones de morbilidad y mortalidad para madre e hijo que conlleva”

Contra la diabetes “Menos plato y más zapato”

Si nadie ni nada ataja el crecimiento exponencial de la pandemia de la diabetes, para el año 2040 la Federación Internacional de Diabetes estima que 640 millones de personas (313 millones de mujeres) sufrirán las consecuencias de esta enfermedad, la mayoría en su tipo 2, el que está vinculado directamente con nuestros estilos de vida.

“Vivimos en una sociedad en la que el bienestar, en términos generales, ha aumentado mucho en los últimos 50 años. Hace medio siglo para comer había legumbres con verduras y poco más. Hoy tenemos más acceso a la comida, más posibilidades de comer y de hacerlo peor que antes. Y antes también se iba a todos los sitios andando y subir al autobús era casi una fiesta. Ahora los padres llevamos a los niños a la puerta del cole, la gente coge el coche para comprar el periódico a dos manzanas…”, analiza Sonia Gaztambide.

“Solamente mejorando la alimentación y promoviendo el ejercicio físico se podrían prevenir, según datos de la FID, un 70% de los casos de diabetes”

Para la presidenta de la Fundación de la Sociedad Española de Diabetes el freno a la expansión de la pandemia de la diabetes pasa por dos frentes. Por un lado, y dado que se estima que en España, por ejemplo, alrededor de un 40%-45% de la diabetes sigue sin diagnosticar, el primer frente pasa precisamente por el diagnóstico de una enfermedad “que no duele y no da muchos síntomas”. En ese sentido considera “fundamental” que los médicos de atención primaria “sean muy conscientes” de que en el caso de pacientes mayores de 40 años con hipertensión, con colesterol alto u obesidad, “se preste una atención especial para poder diagnosticar la enfermedad, ya que cuanto antes se haga el diagnóstico antes educas al paciente y los resultados a largo plazo son mejores”, evitando también las complicaciones que encarecen la enfermedad.

En segundo lugar, estaría el combate, a todos los niveles, contra el estilo de vida actual de una sociedad que en opinión de Gatzambide “se ha vuelto demasiado cómoda”. Y eso pasa por la educación en la escuela, pero también en el núcleo familiar, que debería centrarse en el traslado de un mensaje recogido por el refranero popular: menos plato y más zapato. “Tenemos que comer un poco menos y un poco mejor y tenemos que ser menos sedentarios, que hoy España es uno de los países más sedentarios del mundo”. No en vano, solamente mejorando la alimentación y promoviendo el ejercicio físico, es decir, haciendo una intervención sobre el estilo de vida, se podrían prevenir, según datos de la FID, un 70% de los casos de diabetes.

Autor entrada: Adrian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *