Tres razones por las que España ha dejado de ser referencia en salud

Por Adrián Cordellat

A mediados de septiembre la prestigiosa revista The Lancet publicaba su informe anual sobre el estado de la salud a nivel mundial. Y España, que en 2016 ocupaba el séptimo puesto en la clasificación entre 188 países, caía con estrépito hasta el 23º al sumar 74 puntos sobre 100 (82 del año pasado). Una caída que no es circunstancial, ya que según las previsiones para 2030 España seguirá fuera del TOP 10 (puesto 18º) que ha ocupado de forma asidua en las últimas décadas.

De los 37 indicadores analizados para realizar este ranking desarrollado por Naciones Unidas para analizar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030, España obtiene altas puntuaciones en dos terceras partes de ellos. Sin embargo, hay tres que explican por sí solos el descalabro de España en la nueva edición del informe de The Lancet: el sobrepeso infantil, el tabaquismo y el consumo de alcohol.

Sobrepeso y obesidad infantil

España apenas suma 36 puntos sobre 100 en esta materia en el informe elaborado por The Lancet. Y el problema, en el país que otrora fue cuna de la dieta Mediterránea, viene de lejos, como recuerda el pediatra y divulgador Carlos Casabona, autor del libro ‘Tú eliges lo que comes’: “Desde hace más de 12 años las autoridades sanitarias españolas conocen perfectamente el problema y han establecido numerosas estrategias (NAOS, PAOS, HAVISA…) que han fallado estrepitosamente porque siempre, en todas ellas, ha estado la poderosa industria alimentaria dictando las reglas del juego, en connivencia con los mismos políticos”, explica.

Para el pediatra España necesita medidas a todos los niveles (escolar, familiar, político, agrícola, regulación impuesta a la industria, individual, social y psicológico) para hacer frente a lo que ya es una importante epidemia que afecta al 27,8% de los niños españoles, según datos de la última Encuesta Nacional de Salud. En ese sentido, Casabona señala a la posibilidad de formar un grupo de consultores que vengan de los campos de la pediatría, de la dietética y la nutrición, del profesorado y de la psicología y que tenga “absoluta independencia de la industria alimentaria y capacidad real de decisión sobre los políticos”.

En los altos índices de sobrepeso y obesidad también juega un papel importante la publicidad, que según un estudio dirigido por Miguel Ángel Royo-Bordonada, investigador de la Escuela Nacional de Salud Pública, incumple en nueve de cada diez anuncios las normas del código PAOS sin que ello tenga ninguna consecuencia. ¿Estamos a tiempo de cambiar este escenario? “Por supuesto que estamos a tiempo”, afirma Carlos Casabona, que lamenta que ya haya varias “generaciones perdidas” que han llegado a la adolescencia y a la juventud con tasas de obesidad importantes que van a ser “muy difíciles de tratar, condicionando una situación de enfermedad crónica con múltiples comorbilidades asociadas: diabetes tipo II, problemas articulares, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, problemas psíquicos…”.

Tabaquismo

25 puntos sobre 100. Ese es el resultado en tabaquismo de un país, como afirma Regina Dalmau, miembro del Consejo de Expertos de la Fundación Española del Corazón (FEC) y presidenta del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), que en otra época “fue modelo en políticas de prevención” con su conocida Ley Antitabaco. Desde aquel 2011, como lamenta la experta, “no se ha hecho un esfuerzo adicional”, lo que ha colocado a España entre el tercio superior de los países que más fuman, con una prevalencia de fumadores diarios y ocasionales que ronda el 30%.

Y esta inacción de las autoridades sanitarias tiene consecuencias, porque como explica Dalmau, el tabaco “es una carga constante de enfermedad y muerte prematura”, de forma que si no se amplían objetivos y se reduce la prevalencia de fumadores, España seguirá “alimentando esta epidemia y acumulando enfermedades cardiovasculares y tumores de la vía respiratoria, la vía digestiva y la vía urinaria”.

¿Qué medidas podrían hacer frente a esta situación? “Por un lado destacaría la necesidad de prevenir el inicio de los jóvenes en el tabaquismo. Y por otro, el ayudar a los fumadores a que abandonen el tabaco, financiando tratamientos y estructurando una red de atención al fumador, que es algo que debería estar bien definido desde atención primaria”, afirma Regina Dalmau. Para la portavoz de la Fundación Española del Corazón también es importante la legislación, que debería ampliar los espacios libres de humo (“como que no se fume en coches en presencia de niños o en estadios deportivos”) y regular “muy bien los nuevos productos de tabaco” como los cigarrillos electrónicos. En última instancia, Dalmau también señala a otras medidas ya aplicadas en países como Australia y Francia, como el paquete neutro de tabaco, en el que la imagen de marca queda relegada a un pequeño espacio: “Consideramos que esto es un avance por su carácter disuasorio, ya que si tú al paquete le quitas el último reducto de publicidad que tiene, de alguna forma le quitas también el atractivo, sobre todo de cara a los jóvenes. En España el Gobierno no ha querido abrir ese debate y nos vamos a quedar atrás”.

Consumo de alcohol

Pero si hay una variable del estudio en la que España sufre un verdadero descalabro esa es la del consumo de alcohol, donde en un año ha pasado de sumar 57 puntos sobre 100 a apenas alcanzar los 10. La caída en picado se explica en parte por un cambio en los parámetros a través de los cuales se puntúa este factor, según reconocen desde The Lancet, pero ello no enmascara la realidad: “El alcohol es un fenómeno cultural, una sustancia absolutamente integrada en los estilos de vida del país. La prueba es que todavía no se identifica como droga y se sigue hablando de alcohol y drogas”, reflexiona Ignacio Calderón, director general de la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD).

Esta diferenciación, según Calderón, hace que las drogas tengan una imagen “perversa y satánica”, mientras que el alcohol se relaciona con el ocio, las fiestas y la diversión. “Sin embargo, el alcohol es la droga que más problemas crea con diferencia. Incluso más que si sumamos a todas las demás drogas ilegales juntas”, explica.

Según el portavoz de FAD, la sociedad y las instituciones han empezado a reaccionar y sensibilizarse ante el alcohol debido al creciente problema de las borracheras de menores. No en vano, a este aspecto en concreto va destinada la última campaña publicitaria de la Fundación: “Decimos que tenemos dos malas noticias. La primera es que en el último mes han habido 480.000 borracheras de menores de edad, que es como para coger un taxi y marcharse del país. Y la segunda y peor es que todos pensamos que no es un problema nuestro”.

Para acabar con esa indiferencia ante el consumo de alcohol, desde FAD han arrancado un proyecto para concienciar sobre el consumo de alcohol en todos los ámbitos, desde el familiar al educativo pasando por el institucional. En este último ámbito el resultado podría ser una Ley que regule el consumo de alcohol y que ya se encuentra en fase de estudio. “Esa Ley tiene que salir, pero luego se tiene que aplicar, que no sea papel mojado. Así, junto a un trabajo continuado de concienciación, podremos cambiar la percepción sobre el fenómeno”, concluye.

Autor entrada: Adrian

4 thoughts on “Tres razones por las que España ha dejado de ser referencia en salud

    Yolanda Salvatierra Ferrón

    (5 octubre, 2017 -8:51 am)

    Os dejo un enlace por si es de vuestro interés, desde años colaboro con el tema de la obesidad infantil. Hay que cambiar hábitos desde las familias y hacerlo desde abajo. Es muy importante concienciar a las familias y acompañarlas en la etapa de la introducción de la alimentación complementaria, ahí hay que aprender a comer y a comer de manera equilibrada. Un besazo equipo! https://programathao.com/

    Mónica de la Fuente Carrillo

    (5 octubre, 2017 -5:49 pm)

    Muchas gracias Yolanda por el enlace, estamos totalmente de acuerdo contigo. Tenemos que aprender a comer todos mejor!!
    Un abrazo!!!!

    martarivasrius

    (6 octubre, 2017 -4:48 am)

    Es una pena inmensa que estemos así cuando tenemos a nuestro alcance todos los recursos necesarios para ser uno de los países más saludables del mundo, sin más. Pero la publicidad y los intereses económicos… ahí están… Lo dicho, ¡una pena!

    Manuel

    (6 octubre, 2017 -7:09 am)

    Por desgracia, la prioridad del sistema sanitario son los costes. Se mide el gasto y no los resultados en salud. Pasa lo mismo con educación. Seguimos con un 25% de fracaso escolar. Eso no se arregla con dinero sino con ciencia y profesionales bien formados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web saludesfera.com + info